Nombrados los administradores concursales de Bodega Enate

El Corte Inglés ha sido designado como uno de los administradores concursales de Bodega Enate, declarada el pasado día 11 de diciembre en concurso de acreedores voluntario por parte del Juzgado Mercantil número 8 de Madrid.

Así lo recoge el Boletín Oficial de Estado, que además señala que Bodega Enate conservará las facultades de administración y de disposición de patrimonio pero matiza que todas las decisiones deberán ser sometidas a la aprobación de la administración concursal. Esta administración concursal estará integrada, según ha designado el juzgado, además de El Cortes Inglés, como acreedor de Enate, por el economista Francisco Javier Ramos, y el abogado Ángel José Rojo.

El concurso de acreedores viene motivado por la situación que arrastra desde hace meses el grupo Nozar, cuya suspensión de pagos era aceptada por el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid. Esta nueva situación de Enate no tendrá consecuencias negativas en el empleo puesto que continúa con la actividad productora y comercializadora.

Enate afirma mediante un comunicado que adopta esta decisión como “la mejor forma de defender los intereses de proveedores, acreedores, trabajadores y de la propia compañía”. Bodega Enate va a continuar con su actividad en el Somontano y, además, va a conservar sus puestos de trabajo. Son 45 empleos fijos, a los que hay que añadir otros 45 vinculados con determinadas tareas agrarias como poda y recolección de la uva. Enate se instaló en 1991 en la localidad de Salas Bajas.

El comité de empresa de Viñedos y Crianzas apoya la solicitud por parte de los administradores de Viñedos y Crianzas “de protección legal del concurso voluntario de acreedores”, según manifiesta en un comunicado en el que se considera “el representante único autorizado de los trabajadores de la empresa”.

El comité respalda “las gestiones encaminadas a la defensa de los intereses de los distintos agentes implicados, y muy especialmente de la propia empresa y de los trabajadores”. Demanda el mantenimiento de la actividad de la empresa como “fórmula para el sostenimiento de los empleos” y rechaza “cualquier tipo de injerencia que sea perjudicial para los intereses tanto de la empresa como de sus empleados”. Además “desea la mejor evolución para todo el grupo y que cualquier avatar del mismo afecte en la menor medida posible a Viñedos y Crianzas del Alto Aragón y a sus trabajadores”, y solicita “sensibilidad desde las administraciones y las entidades crediticias para resolver una solución que perpetúe la condición líder de Bodega Enate y la seguridad de sus puestos de trabajo”.

Comentarios