La lluvia y el viento dificultan el funcionamiento de las estaciones del Pirineo Aragonés

Después de un domingo con sol y gran ocupación en los centros invernales del Pirineo, estamos teniendo un final de año en las estaciones donde la lluvia y el viento están dificultando su funcionamiento. Las temperaturas son muy suaves y las precipitaciones que hemos tenido han sido de lluvia. Esta es la segunda semana de grandes variaciones del tiempo, con una serie de dientes de sierra meteorológicos.

El viento ha hecho que este miércoles la estación de Panticosa no pudiera abrir sus instalaciones. Cerler ha abierto a media mañana y lo ha hecho de forma progresiva. Astún está abierta de forma testimonial y espera abrir nuevos remontes en función del tiempo. Candanchú ha abierto la parte baja de la estación con 6 kilómetros esquiables. Formigal, tiene en funcionamiento 89 kilómetros esquiables.

La ocupación en los hoteles al comenzar la semana era máxima. Ahora algunos visitantes, debido a los malos días que ha hecho para esquiar, han vuelto a sus lugares de origen. No obstante los centros invernales continúan con una buena capa de nieve, que en las zonas altas ronda el metro de espesor.

Las malas condiciones en las estaciones han hecho que otros lugares, como San Juan de la Peña, la Ciudadela de Jaca o Pirenarium de Sabiñanigo, hayan tenido una mayor afluencia de visitantes. En la zona de la Jacetania y el Alto Gallego se está dejando notar la gran cantidad de viviendas de segunda residencia, En las dos comarcas la población censada es de 28.000 habitantes, sin embargo hay cosntruidas 46.000 viviendas.

La predicción anuncia un descenso de las temperaturas para las próximas horas. Para el día de Año Nuevo la cota de nieve podría bajar a los 800 metros.

Comentarios