El pequeño comercio denuncia “rebajas encubiertas”

Tienda comercio justo, Monzón, nov 09

Antes de que comiencen las rebajas oficiales de enero, los responsables de los comercios de la provincia de Huesca, al igual que ocurre en otros muchos puntos de España, han puesto de manifiesto el problema que está suponiendo lo que denominan “rebajas encubiertas” que, principalmente, grandes superficies y comercios vienen realizando desde comienzos del mes de diciembre, y que hacen un gran daño al sector en estos tiempos de crisis.

Sin utilizar la palabra “rebajas”, se está utilizando ampliamente la de “descuentos” que, en algunos casos superan el 50%. Hay ofertas de 2x1, “Plan Navidad”, “descuentos especiales”, “ahorrar en Navidad”...

Según un informe publicado en estos días, en el caso de la provincia de Huesca se han podido ver descuentos de hasta un 70% (los más importantes de todo Aragón), con los que ese tipo de establecimientos comerciales pretenden atraer clientes a cualquier precio, una vez pasado el otoño, que es la época fundamental de ventas, sobre todo en textil, en las grandes ciudades. Se trata de un efecto dominó que hace que los comercios adyacentes entren también en esa espiral de bajadas de precios. El pequeño comercio critica la mirada impasible de las asociaciones de consumidores, que aprueban junto a las asociaciones de comerciantes y al Gobierno de Aragón, las temporadas de rebajas, y de los propios entes públicos, que tienen la obligación de regular este tipo de ventas y sus temporadas de aplicación.

Añaden que este “efecto llamada” se aplica únicamente a algunos productos que disponen en stock o que incluso no pertenecen a la pasada temporada. Ello supone una competencia desleal, puesto que aplican márgenes comerciales que en modo alguno se ajustan a la realidad, y que el cliente nunca puede comprobar si son o no rebajados, puesto que al no denominarse propiamente “rebajas” ni estar dentro de la época, no tienen por qué cumplir los requisitos de éstas, como son el cambio en caso de disconformidad por otro producto, o la obligación de que figure el precio anterior del artículo en cuestión.

El pequeño comercio asegura que se sienten indefensos, cuando cumpliendo escrupulosamente con la normativa existente para Aragón en lo que a periodos de rebajas se refiere, intentan modesta y honradamente vender un producto de calidad, con garantías y al precio adecuado.

Recuerdan, finalmente, que más de 2.400 pequeñas empresas han cerrado sus puertas este año que termina, y que ocho negocios al día cierran en Aragón. Además, han de hacer frente a dificultades para acceder a ayudas públicas e ICOS, inspecciones reiteradas para verificar el cumplimiento de normas, u obras del Plan E que cierran durante semanas calles comerciales. Por todo ello, indican que el pequeño comercio y el pequeño empresario merecen algo más o, cuando menos, que se cumplan las normas fijadas.

Comentarios