CHA rechaza un vertedero y planta de tratamiento de escombros en Sobrarbe

El INAGA publicó en el BOA de 16 de octubre de 2009, un anuncio sobre el procedimiento administrativo de análisis caso a caso del proyecto de instalaciones anejas a la concesión del servicio público de eliminación y valorización de escombros promovido por reciclados del Pirineo. S.A., cuyo Estudio Ambiental presentaba un gran número de errores, generalidades y omisión de información. Ahora el BOA del pasado 12 de marzo, informa de que el Instituto Aragonés del Gestión Ambiental ha resuelto someter al procedimiento de evaluación de impacto ambiental este proyecto.

CHA ha recordado que la ubicación de este vertedero ha levantado hondo malestar en los habitantes de varios núcleos de los municipios de Aínsa-Sobrarbe y Boltaña, concretamente en Guaso, conjunto urbano de interés arquitectónico, Sieste y Margurgued, ya que dicho proyecto se ubicaría a una distancia de menos de 1 kilómetro de dichos núcleos y del camping “Boltaña” y junto a la carretera local Boltaña/Aínsa-Arcusa, entrada norte al Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. Indican que la instalación propuesta tendrá una importante incidencia con el tránsito de hasta 48 camiones/día, ruido, polvo, lixiviados, etc, ya que la producción estimada es de 4.765 toneladas/año.

Junto a esta ubicación se encuentran los cursos fluviales lindantes del río Sieste y del barranco de Larderico, que desembocan a escasa distancia en el río Ara, Lugar de Interés Comunitario. El teniente de alcalde del ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, Agustín Muñoz recuerda que el pasado 18 de noviembre remitieron una carta al Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, en la que se manifestaba su rechazo a esta ubicación.

Tanto Muñoz, como José Antonio López, portavoces de CHA en los ayuntamientos de Aínsa-Sobrarbe y Boltaña, respectivamente, consideran muy necesario contar con una instalación de tratamiento y recogida de escombros de la construcción en el eje Boltaña-Aínsa, que evite la aparición de vertidos ilegales y contribuya a frenar la sobreexplotación de áridos naturales y de canteras, pero la ubicación de un vertedero de estas características debe partir de un consenso entre los promotores, ayuntamientos afectados y agentes sociales, por lo que confían en que la evaluación de impacto ambiental descarte esta ubicación. Con este fin, CHA concurrirá al trámite de información pública del estudio de impacto ambiental, cuando llegue el momento.

Comentarios