14 días para seguir esquiando

Aramón, trabajador, estación esquí, oct 09

Las estaciones de Huesca de alpino cuentan en estos momentos con un parte de nieve muy bueno. El frío de estos días sigue manteniendo la nieve. Con Panticosa ya cerrada, Formigal y Cerler cerrarán el domingo 11 y Astún y Candanchú continuarán abiertas hasta el 18. En fondo la estación de Le Somport tiene abiertas sus pistas hasta este miércoles (ha cerrado la cafetería) y Llanos del Hospital seguirá hasta el 11 y Candanchú hasta el 18.

Será una temporada de 130 días, dos semanas menos que el año pasado, pero similar a lo que suele ser el sector en Aragón. Se abrió a principios de diciembre. El cierre de las estaciones supone la extinción de un amplio número de contratos de trabajo en los valles de Tena, Aragón y Benasque.

Otras estaciones emblematicas de España como Baqueira cerraron ayer y otras como Sierra Nevada, han anunciado que siguen hasta el 2 de mayo.

Los horarios, como en Formigal, se han modificado esta semana y se abre de 8,30 a 15 horas. Panticosa ha cerrado una brillante temporada y se ha movido en torno a los 115.000 esquiadores. Se trata de una cifra muy buena ya que con dos semanas menos que el año pasado se ha estado muy cerca de los 125.000 del año pasado que fue la mejor de la historia.

Las estaciones de Teruel también van a cerrar un gran año. Las ampliaciones de esta temporada se han notado y el mercado Valenciano cada vez es mayor.

En el Valle del Aragón, a falta de cerrar cifras, los datos son calificados de “correctos”. Eduardo Roldán director de Candanchú ha explicado que lo que tiene que hacer el sector es trabajar por aumentar la gente que esquíe y no estar pensando en quitarnos aficionados entre unos y otros

Cerler y Formigal van a cerrar una temporada también buena. Arturo Aliaga, Consejero de Turismo de la DGA ha explicado que tiene dudas de que se pueda llegar al 1,8 millones de esquiadores del año pasado, pero que la cifra no estará muy lejos.

Todos los agentes sociales implicados en el sector hablaban en noviembre de una temporada "llena de incertidumbres" debido a la crisis. Cinco meses después se puede hablar de un invierno calificado por los directores como “duro por las continuas borrascas con nevadas, frío y pocos días de sol”. Sin embargo, a pesar de ello, el sector ha aguantado bien esta situación y, aunque no se alcanzarán las cifras del año pasado, -la mejor de la historia-, si que se da por buena, incluso en algunos casos “notable”.

Cada estación ha optado por una política propia de ofertas. Desde ATUDEM (Asociación de Estaciones de Esquí y Montaña) se indica que cada euro de gasto en los remontes se multiplica por ocho o por nueve cuando se incluye el gasto en otros establecimientos de alojamiento, restauración y comercios, entre otros.

Los cálculos de Atudem apuntan a que el sector mueve unos 1.000 millones de euros anuales y garantizan el empleo en la zona a unas 7.000 personas directamente (estaciones) y otras casi 50.000 de forma indirecta.

La nieve genera una riqueza en Aragón de 605 millones de euros al año y 14.000 empleos. El buen momento que vive el sector en plena crisis, ha lanzado a los responsables políticos y económicos a poner sobre la mesa importantes proyectos que miran hacia un horizontes de 15 a 20 años en su ejecución y que necesitarán una inversión que podría alcanzar los mil millones de euros.

El gasto medio diario por esquiador durante la campaña pasada fue de 147 euros en el Pirineo de Huesca y de 92 euros en Teruel.

NORDICO

Al esquí alpino hay que añadir la reivindicación de los aficionados al “nórdico” que empiezan a solicitar mejoras en los actuales circuitos y construcción de infraestructuras. Además el turismo de invierno tiene por delante otros retos como la consolidación de la pista de hielo de Jaca, el futuro de la candidatura Olímpica y los acuerdos con Francia para que comarcas como el Sobrarbe puedan tener como referencia la estación de Piau-Engaly.

Comentarios