“Los vuelos Pyrenair Lleida- Madrid empezarán el próximo 31 de diciembre”

La compañía Pyrenair se ha propuesto esta fecha para iniciar la conexión del Aeropuerto de Lleida-Alguaire con Madrid, Vigo y Oporto, y ampliar así su oferta de paquetes turísticos para la práctica del esquí que, desde hace tres inviernos, tienen como destino las estaciones oscenses. La temporada pasada, Pyrenair alcanzó los 14.000 pasajeros en más de un centenar de vuelos que enlazaron Madrid, A Coruña, Valencia y Palma, con el Aeropuerto de Huesca. El presidente de Pyrenair, Hugo Puigdefábregas, asegura en una entrevista concedida a La Mañana, que las estaciones de Lleida son un destino muy atractivo para los incondicionales del turismo de nieve que residen en las principales capitales españolas e incluso portuguesas.

P.- ¿A qué obedece el interés de Pyrenair por operar desde el Aeropuerto de Lleida-Alguaire?

R.- Pyrenair es, estratégicamente, una compañía con vocación pirenaica, cosa que quiere decir que estamos interesados en volar des de todos los aeropuertos con influencia en los Pirineos. La vocación de la compañía es llegar a vertebrar todo un territorio dentro de una industria fundamental para ese territorio como lo es el turismo.

P.- La compañía ha anunciado que el próximo año estará operativa la conexión aérea Madrid-Lleida, ¿se ha marcado alguna fecha?

R.- Comenzaremos el primer viernes después de Navidades y acabaremos por Semana Santa. En un principio volaremos viernes y domingos.

P.-¿Qué estaciones de esquí de los Pirineos de Lleida formaran parte de la oferta de la compañía?

R.- Entrarán todas las áreas esquiables; la Val d’Aran, Gran Pallars e incluso los dominios andorranos de Gran Valira y Vallnord.

P.- ¿Qué incluye la oferta de paquetes?

R.-El vuelo, el desplazamiento en autocar o microbús, el hotel a media pensión, los forfaits, el alquiler del material para esquiar, clases de esquí (si fuese necesario), es decir, todo, en paquetes de cinco a siete días y a partir de 450 euros.

P.- ¿Se ha efectuado algún estudio que asegure la viabilidad del servicio?

R.-Llevamos tres años volando Madrid-Huesca, si funciona, ¿por qué no habría de funcionar Madrid-Lleida? En teoría para los clientes de Madrid la Val d’Aran es un destino más prioritario que Candanchú, Astún o Formigal. Además, el servicio ofertado aprovechará que los aviones (fletados para el servicio) siempre salen de Madrid.

P.- ¿Cuáles son las previsiones en cuanto a la afluencia de pasajeros? ¿Cuántos vuelos? ¿En qué horarios? Y, ¿con qué tipo de aviones?

R.- El draft (borrador) en el cual trabajamos prevé 17 semanas de vuelos, de Navidades a Semana Santa, con doble frecuencia los viernes y domingos. Para ser rentable debería alcanzar una ocupación anual no inferior al 60%. De Madrid se volará con un reactor de 90 plazas. El trayecto tendrá una duración de 35 minutos.

P.- ¿La conexión Lisboa-Lleida queda supeditada a la rentabilidad de la línea Madrid-Lleida?

R.- No. El vuelo de Madrid es un vuelo técnico. El avión siempre sale de Madrid y debe volver a Madrid, puesto que descansa siempre en el hangar de la compañía Air Nostrum. En un primer borrador el mismo viernes en que empiece a ser operativo el vuelo Madrid-Lleida se efectuará también el Vigo-Oporto-Lleida. Más adelante se establecería la conexión con Lisboa porque el cliente portugués tiene tendencia a esquiar los últimos meses de la temporada, sobre todo, en marzo.

P.-¿Cómo se pueden complementar los aeropuertos de Lleida y Huesca?

R.- Esta es una pregunta que aquí en Huesca se hace mucha gente, pero se pueden complementar perfectamente. Primero, porque son dos mercados diferentes. Segundo, porque el turismo invernal requiere de toda una red de equipamientos en el territorio. En este sentido, Huesca tiene una limitación de camas puesto que no supera las 12.000, mientras que en los Pirineos de Lleida se alcanza las 30.000, una cifra similar a las de Andorra. Aunque no quisiéramos crecer tendríamos una limitación si continuásemos volando únicamente a Huesca. A todo esto, la fidelidad del esquiador respecto a su estación habitual es muy elevada. Yo vivo en Jaca y esquío en Candanchú, no en Astún. Una vez al año puedo ir a Sierra Nevada, pero no es habitual. Es muy difícil cambiar la preferencia de los usuarios por una estación.

P.- ¿Qué inversión supone para la compañía la ampliación de la oferta de nieve?

R.- La consolidación de la oferta no llegará hasta dentro de dos o tres años. En términos económicos, la inversión para los tres primeros años puede ascender a 6 millones de euros.

P.- ¿El sector de los deportes de aventura interesa a la compañía?

R.- El único planteamiento serio que podríamos tener encima de la mesa para hacer algo fuera de las estaciones invernales sería la oferta de deportes de aventura de Gran Pallars. En todos los Pirineos es la única que podría justificar un proyecto similar al del turismo de nieve. Dentro de tres o cuatro años podríamos llegar a plantearlo.

Comentarios