Aludes: Riesgo débil (1) por la mañana y notable(3) por la tarde

Durante este fin de semana el Pirineo de Huesca va a ofrecer unas condiciones muy idóneas para la práctica de los deportes de montaña. El sol y la nieve existente van a ser un gran reclamo para todos los esquiadores de travesía y montaña. La AEMET ha facilitado los datos de riesgos y los sitúa en 3 por las tardes.

Es un fin de semana, han explicado los expertos, ideal para montaña, pero no para estar en el monte más allá de las 15 horas

En general condiciones ideales de nieve dura al amanecer y nieve primavera para bajar a última hora de la mañana.

El riesgo de aludes será más acusado, durante las horas centrales del día y en las pendientes orientadas al sur. Cabe esperar que se produzcan aludes de nieve húmeda, especialmente en las cotas medias del pirineo aragonés, donde pueden darse numerosas salidas espontáneas, que en general serán de dimensiones pequeñas o medianas. También podrán formarse aludes de fondo de grandes dimensiones.

Estos aludes se darán en pendientes empinadas aún no purgadas y principalmente debajo de barreras rocosas, donde la roca caliente actúa como radiador.

Por otra parte, hay que tener en cuenta la presencia de cornisas y placas de viento, principalmente en orientaciones este y sur. En cotas altas, estas estructuras son susceptibles de rotura y desplome, incluso por sobrecargas débiles, por lo que serán posibles salidas espontáneas o accidentales de aludes de dimensiones medias, o a veces grandes.

Estabilidad del manto nivoso:

El manto ha sufrido muy pocas alteraciones, compensándose el efecto natural de disminución de espesor con el de aumento causado por alguna nevada débil o alguna ventisca. Únicamente por encima de 2.000 metros ha podido registrarse algún aumento significativo, como los 10 centímetros de la Renclusa y Cerler.

La nieve presenta continuidad por encima de unos 1.600 metros, en laderas orientadas al norte, y por encima de unos 1.800 metros, en el resto de exposiciones. En las cotas medias el espesor esta entre 45 y 60 centímetros, mientras que en altitudes superiores a 2.000 metros, varia desde 90 a 150 centímetros. En los emplazamientos favorables de las cotas más altas, existen aun depósitos que pueden alcanzar los 3 metros.

El contraste es considerable entre las zonas de umbría y de solana, y en general entre la vertiente norte y el resto. Aunque las temperaturas mínimas de los días inmediatos, a nivel de garita meteorológica, no serán demasiado bajas, la ausencia de viento significativo favorecerá la congelación en el suelo reactivando el ciclo de rehielo nocturno.

Las costras formadas, no obstante, se enfrentaran a un régimen de temperaturas diurnas más bien bonancible que evitara la permanencia excesiva de las mismas. En consecuencia, en las pendientes mas expuestas a los rayos solares, el manto presentara un alto contenido de agua liquida.

Comentarios