La Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe denuncia carencias en servicios básicos para la población

Línea de alta tensión, antena, electricidad

La Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe ha denunciado las carencias en servicios básicos que sufre esta comarca “en la era de la tecnología y las comunicaciones”. En esta ocasión, los problemas surgieron la pasada Semana Santa, con cortes de luz y teléfono.

Audio sin título

Establecimientos de la zona de Escalona y Laspuña, sufrieron Viernes Santo, Sábado, Domingo y Lunes continuos cortes de teléfono, provocando graves problemas para éstos, suscitando el descontento entre sus clientes y la pérdida de ventas, en un año especialmente complicado.

Este hecho provocó que los clientes alojados mostraran su descontento y que aquellos interesados en hacer sus reservas en restaurantes y hoteles, se decantaran por otras zonas, ante la imposibilidad de contactar con los establecimientos. Además, la zona de Laspuña quedó afectada por un corte en el suministro eléctrico durante el sábado por la noche, algo que provocó que la cena tuviera que hacerse “a la luz de las velas” y la oferta gastronómica quedara reducida a los recursos propios de cada establecimiento.

A esta pérdida de ingresos hay que añadir el sobrecoste en personal, ya que los empleados tuvieron que realizar horas extras para realizar las labores de limpieza y recogida de las cocinas, y que en ciertos establecimientos se alargaron hasta las

02:00 de la mañana.

Pero las incidencias en Sobrarbe no se quedaron ahí. En el Valle de Chistau también se quedaron sin luz en la noche de Viernes Santo, por lo que también allí los restaurantes dejaron de servir ciertos platos e intentaron compensar las carencias y dificultades del servicio “con improvisación, cariño y mucha resignación”

Desde esta asociación señalan que, “lo más sorprendente de todo es que en la zona de Plan, este fenómeno se produce cada vez que consiguen atraer a un número interesante de visitantes”, pues, aseguran, las instalaciones eléctricas del valle están obsoletas “e infra-dimensionadas”.

La valoración económica de estos hechos tras consultar a gran parte de los establecimientos afectados, asciende a unos 20.000 euros en la zona de Escalona y Laspuña, y unos 15.000 en el Valle de Chistau, entre la perdida de ventas directas y la pérdida estimada de reservas no atendidas.

Comentarios