La residencia de Campo podría entrar en funcionamiento este verano

Eusebio Echart, alcalde de Campo, ha indicado que, si se cumplen los plazos de las obras, la residencia de la tercera edad podría ponerse en marcha a principios de verano, una vez, se haya concluido el curso de gerocultor destinado al personal que, posteriormente, trabajara en la residencia. La gestión administrativa de la misma la desarrollara la Fundación para el Desarrollo Social.

La residencia se ubica en el antiguo Centro de Actividades de Montaña, de tres plantas, y de más de tres mil metros cuadrados, donde se están ejecutando diferentes obras de acondicionamiento para que pueda albergar, en planta baja y semisótano, tanatorio, capilla y servicios de fisioterapia o rehabilitación, entre otros. La primera planta, se destinará a cocina, comedor y centro de día y, en las dos plantas restantes, se situará la residencia con 31 habitaciones, tanto dobles como individuales. En estos momentos, se trabaja en la escalera de emergencia y la adaptación de las habitaciones para dependientes.

La residencia, ofertará 62 plazas, que Echart, espera esté funcionando, en un año y medio, al 80% de su capacidad, y generará 20 puestos de trabajo entre médicos, técnicos sanitarios, terapeutas, fisioterapeutas o trabajadores sociales.

La residencia, que cuenta con una partida de 300.000 euros procedentes del Plan Piloto de Desarrollo Rural, dará servicio, según el alcalde, no sólo a la Ribagorza sino también a otras comarcas donde existen residencias con lista de espera. Para Echart, el apoyo de la Ley de Dependencia a la figura de los cuidadores no debe restar usuarios de residencia porque existen circunstancias en las que, se hace imposible, que las familias puedan hacerse cargo de una persona dependiente.

La residencia de Campo se sumará al resto de residencias de la comarca que se ubican en Graus, Benabarre y Castejón de Sos.

Comentarios