Porta ya no produce y entregará la fábrica para su demolición a final de año

Cinco años después de la explosión de Harinas Porta, la factoría ha dejado de fabricar harina, de manera que a final de año será entregado el solar y los inmuebles a la Junta de Compensación que gestiona el área urbanística para su demolición. Los operarios han sido derivados a otras harineras en Tauste y Daroca, pero sigue sin conocerse las verdaderas causas del accidente laboral más grave que ha sufrido la ciudad de Huesca.

A día de hoy, solo dos trabajadores se encargan del mantenimiento de la fábrica hasta que ésta sea entregada a la Junta de Compensación para su demolición.

El resto de operarios han sido trasladados a dos plantas de producción con las que Porta ha mantenido y mantiene relación empresarial, una ubicada en Daroca y la otra en Tauste, a excepción de los dos que se ocupan del mantenimiento, los cuales también serán trasladados a final de año.

Ya en los últimos meses la propiedad de la empresa llevó a cabo un proceso de desmantelamiento de la planta de Huesca, primero trasladando al personal de logística y las oficinas a Mercazaragoza, y finalmente trasladando al de calidad, producción y mantenimiento.

El objetivo de Porta era, de esta forma, llegar a final de año con la planta en disposición de ser entregada a la Junta de Compensación y no agotar el plazo que marca el Plan Especial, fijado en abril de 2011.

Así, en los próximos meses serán trasladadas las máquinas que sean aprovechables de la planta de Huesa a la de Tauste. Una vez esté completado el proceso, largo y complicado, será cuando los dos operarios de mantenimiento serán también derivados a otras factorías.

Finalizará entonces la actividad de una fábrica cuyo final vino marcado por la explosión del 14 de abril de 2005, cuyas consecuencias son conocidas, pero no las causas de la deflagración ya que hay hasta tres informes que barajan otras tantas teorías, ninguna de ellas confirmadas al 100%.

Comentarios