Tres millones de euros para la investigación clínica en Aragón

La Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica recibirá 3 millones de euros del Gobierno de Aragón. El consejo de Gobierno ha aprobado la firma de un convenio de colaboración con Farmaindustria para el fomento de la investigación clínica y trasnacional. La aportación pública será gestionada por el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud.

El objetivo es mejorar en Aragón la calidad y la capacidad de la investigación clínica y traslacional, es decir, aquella que permite trasladar los resultados de los trabajaos de la investigación básica al tratamiento del paciente y, al mismo tiempo, es capaz de recoger las necesidades reales que presentan los enfermos a la hora de decidir qué investigación de laboratorio realizar.

Todo esto se concreta en dos proyectos concretos. El primero es el desarrollo de una Unidad de Ensayos Clínicos con la que se pretende aumentar tanto el volumen de actividad como el rendimiento científico de los ensayos clínicos, incrementar la investigación de ensayos promovidos desde el propio centro y favorecer la investigación tralacional mediante la coordinación de los grupos de investigación básica y clínica para que repercuta en innovación y calidad de la asistencia sanitaria.

El segundo de los proyectos es la mejora de la gestión del conocimiento en el servicio de salud, incluyendo tanto la incorporación de conocimiento como la difusión y la transferencia del mismo. De esta forma se mejorará la investigación clínica de calidad y adecuada a las necesidades y prioridades. Este segundo proyecto se basa en cuatro componentes. El primero son las herramientas de gestión de la información, de carácter informático y que conformen un sistema de información que posibilite una gestión ágil en todos los pasos relativos a la realización de un ensayo clínico. El segundo de los componentes son los medios de acceso a la información, que se basan en la potenciación de una Biblioteca Virtual que agrupa las publicaciones electrónicas más importantes para profesionales y usuarios. El tercer componente son los medios para la difusión del conocimiento, para facilitar a los investigadores publicar sus resultados en revistas de alto factor de impacto y de acceso abierto, como Biomed Central. El cuarto y último componente es el desarrollo de un plan de formación en investigación que incluirá formación en el Código de Buenas Prácticas de Investigación.

Comentarios