La nieve resiste la crisis

Jose Luis Rodrigo

No se va a llegar, por poco, al 1,8 millones de usos esta temporada en Aragón, pero la temporada se califica de “buena”. Aragón vive un momento dulce y encadena, por tercer año, un ejercicio en el que el sector sigue creciendo. Siempre se habla del balance de las estaciones, pero hay que mirar también a restaurantes, hoteles, apartamentos, tiendas especializadas y alquieres por citar algunos agentes implicados en el sector.

Todos los datos consultados por Ondas Blancas, apuntan a que, ha sido buena. Quizás, para alcanzar las cifras presupuestadas por los negocios, ha habido que hacer más horas, traer más gente, bajar precios para conseguir ocupaciones y servir más menús que comidas de carta.

Aún con todo esto, es un sector, que resiste la crisis. Explicaba un gerente de cadena de tiendas deportivas de Huesca, que navarros, vascos, madrileños… siguen comprando en la provincia y siguen viniendo ya que la nieve esta muy localizada en España y el Pirineo es la estrella del sector.

Los siete centros de la comunidad emplean a 1.700 personas de forma directa y generan 15.000 empleos indirectos, con una cifra de negocio inducido anual de 150 millones de euros. Eso es lo que dicen los informes facilitados.

La nieve aragonesa ha conseguido mantener “activa” toda la temporada desde mediados de diciembre hasta este mes de abril. Se cierra la temporada con el horizonte de nuevos proyectos para el sector.

A estos datos hay que añadir los esquiadores de fondo con 18.000 en Llanos del Hospital y en torno a 55.000 en la Estación de Somport (utilizada por españoles y que se alojan en valle del Aragón) y los de Candanchu, Linza o Pineta.

Los centros invernales aragoneses (Formigal, Panticosa, Cerler, Javalambre, Valdelinares, Astún y Candanchú) han ofrecido a los aficionados a los deportes de nieve 130 días de temporada, dos semanas menos que la 2009, que fue la mejor y más larga de la historia del esquí aragonés..

Las constantes inversiones de modernización y ampliación realizadas en las estaciones aragonesas – en torno a 200 millones de euros en los últimos 10 años- han sido determinantes a la hora de atraer esquiadores a nuestras pistas y mantener e incrementar la actividad en un momento de crisis económica generalizada como el actual.

También lo han sido las acciones promociónales desarrolladas tanto por las propias estaciones como por la sociedad Nieve de Aragón dependiente del Departamento de Industria, que ha invertido esta temporada 2009-2010, importantes presupuestos para este sector con el lema “Esquía en Aragón”.

En resumen, temporada superada, que no es poco con los tiempos que corren.

Comentarios