La prevención y atención de las adicciones de la zona oriental se presta desde Monzón

El antiguo Módulo Psicosocial de Atención a las Drogodependencias, servicio del Ayuntamiento de Monzón subvencionado por el Gobierno de Aragón, se ha dividido en dos unidades diferenciadas: la Unidad de Atención y Seguimiento de las Adicciones (UASA) y el Centro de Prevención Comunitaria (CPC). La concejal de Salud, Isabel Blasco, explicaba que la nueva estructura “incrementa la calidad del servicio y el número de programas para destinatarios específicos, coordina o ensambla a los profesionales de las distintas administraciones, y multiplica la labor en los tres estadios de la prevención”.

La UASA depende del Servicio Aragonés de Salud (SALUD) y el Ayuntamiento y actualmente presta servicio en el Centro de Especialidades de la avenida de Goya (antiguo ambulatorio “Santa Bárbara”), con horario de 8.00 a 15.00 h. El equipo lo forman una psiquiatra y una enfermera del SALUD y una trabajadora social del Ayuntamiento. Su ámbito de cobertura se corresponde con el Sector Barbastro de la división sanitaria provincial, es decir, las comarcas del Cinca Medio, Bajo Cinca, Somontano, La Litera, Ribagorza y Sobrarbe.

Los programas de esta Unidad abarcan tratamientos de las adicciones al alcohol, cannabis, opiáceos, benzodiacepinas, cocaína y otras sustancias psicoestimulantes. Desde hace unas semanas y gracias a un convenio con la Universidad Autónoma de Barcelona, una alumna de Psicología realiza el Prácticum Universitario en ambas unidades (UASA y CPC).

El CPC tiene sede en un ala del Centro de Orientación Familiar “María de Maeztu” de la calle Estudios, y el equipo lo integran una sicóloga y una trabajadora social del personal del Ayuntamiento. La zona de actuación abarca el Cinca Medio, Bajo Cinca, Somontano y La Litera, y las acciones de prevención -repartidas en tres niveles- alcanzan los ámbitos escolar, familiar y comunitario.

A nivel escolar está el programa de Educación para la Salud y Prevención de Drogodependencias (en Primaria) y apoyo a los programas de la DGA “La Aventura de la vida” (Primaria) y “Órdago” (Secundaria). En el ámbito familiar, Programa “Habilidades Educativas a Familias” (Primaria y Secundaria); y en el

Comunitario, actividades lúdico-recreativas para padres e hijos.

A nivel familiar está el programa selectivo de intervención en población vulnerable y en riesgo de exclusión social (tanto con jóvenes como con mujeres).

A nivel comunitario está programa de detección, orientación y asesoramiento a familias y jóvenes frente al consumo de drogas; programa grupal de atención a menores por consumo de cannabis; y programa grupal dirigido a las familias de menores atendidos en el CPC.

Por otro lado, el CPC forma parte de la Mesa de Prevención de Barbastro, en la que están representados los ayuntamientos, AMPAS, entidades y asociaciones interesadas en la prevención y seguimiento de las conductas adictivas. Se reúne bimensualmente y en ella se coordinan las actividades anuales de prevención y asistencia a las drogodependencias. De todo lo anterior fue informado el Consejo de Salud en la reunión de finales de marzo.

Comentarios