CCOO Aragón señala la inflación como “una muestra de la inestabilidad” de la economía

El Índice de Precios al Consumo (IPC) subió durante marzo en Aragón un 0,7%, idéntico registro al que se ha dado en el resto del Estado y nueve décimas por encima del mes de febrero, donde se produjo un descenso del 0,2%. La tasa de variación interanual del IPC aumenta en seis décimas y se sitúa en el 1,5%. La inflación subyacente se sitúa en el 0,2%, con lo que su diferencia con la tasa del índice general es de 1,3 puntos.

Los incrementos se explican por el aumento de los precios en un grupo de bienes como vestido y calzado que registra un aumento del 3,6% mensual, por la evolución de los precios de los carburantes y lubricantes respecto a la bajada experimentada en marzo de 2009 (sube un 1,6%), por la subida de los precios del gas, del gasóleo para calefacción en el caso de la vivienda (un 0,6%) y por el repunte experimentado en ocio y cultura (1,3%).

La variación anual positiva de los precios se explica fundamentalmente por la evolución de los precios en materias como el transporte, que presenta una tasa anual del 7,8%, y la vivienda, cuya tasa aumenta seis décimas y se sitúa en el 3,2%. Mención aparte merece el grupo de bebidas alcohólicas y tabaco, que sube un 13,1% anual debido a la subida de impuestos que tuvo lugar en 2009 y que ha repercutido en un incremento de su precio final. Por otra parte, los descensos anuales se concentran fundamentalmente en el capítulo de ocio y cultura (-1,7%) y alimentos y bebidas no alcohólicas (-2,3%).

“El aumento de los precios en el mes de marzo, que en otros contextos macroeconómicos podría considerarse un resultado razonable, en medio de una recesión como la actual no constituye otra cosa que la prueba irrefutable de la inestabilidad que atraviesa la economía”, subrayan desde el Gabinete Técnico de CCOO Aragón. En su opinión, el moderado nivel de los precios interanuales pretende extenderse también al mercado de trabajo, en donde los empresarios “pugnan por congelar o disminuir los salarios, o bien proceder a los despidos colectivos”. Esto ha quedado en evidencia durante estos dos últimos años, en los cuales se ha podido comprobar cómo las consecuencias de esta crisis se ensañan con los trabajadores. La prueba más contundente al respecto ha sido el brutal incremento del paro, teniendo en cuenta que en 2010 podría alcanzar la cota del 15% en Aragón y el 20% en España.

“Así, la crisis sigue planeando en el horizonte económico si tenemos en cuenta que en 2009 Aragón fue la comunidad autónoma que registró una mayor caída de su PIB (-4,4% frente al -3,6% del resto del Estado), el continuo crecimiento del desempleo y el hecho de que los niveles de endeudamiento del sector público están suscitando suspicacias por parte de las calificadoras de riesgo, con el impacto que ello podría tener de cara al financiamiento que la economía aragonesa necesita y necesitará en el futuro inmediato”, añaden desde el sindicato.

CCOO Aragón exige que esta nueva etapa de diálogo social “se transforme en una plataforma para apuntalar los derechos de los trabajadores y evitar la pérdida del valor adquisitivo de los salarios”. “En ningún caso aceptaremos nuevos recortes en las condiciones laborales de los trabajadores ni fórmulas ya agotadas como la rebaja de las indemnizaciones por despido o una mayor precarización de la contratación a tiempo parcial y otras modalidades”, concluye la central.

Comentarios