El mes de mayo puede ser peor que otros años para los alérgicos

En Huesca el pico más importante para las reacciones alérgicas se da en mayo, con las alergias a las gramíneas. Este año, se espera que con las lluvias del invierno las gramíneas salvajes o de cultivos como el trigo o la cebada proliferen más de lo normal. Después de la alergia a las gramíneas, lo más frecuente en Huesca, y por este orden es: la alergia al ciprés, a la Salsola Kali (las plantas típicas del imaginario de las películas del Oeste), al olivo y al platanero.

Picor de ojos, mucosidad constante, picor nasal o incluso crisis asmáticas son los molestos síntomas de un alérgico. Los sufren los más de 50.000 aragoneses tienen alergia al polen. Los expertos tienen algunas recomendaciones para que los síntomas no sean tan molestos, como son conocer la alergia que se padece para evitarla, no frecuentar espacios ajardinados, ventilar la casa sólo por la noche o usar gafas de sol.

Si siguiendo estas recomendaciones no hay una mejora, se deben tomar medicamentos para los síntomas, como son los antihistamínicos, si aun así la alergia es insoportable se recomienda la vacunación, que debe realizarse semanas antes de la llegada de los síntomas.

Cada vez son más frecuentes las alergias, y hay dos teorías que lo explican, por la mayor higiene de la sociedad y otra por la polución.

La “nieve” del Paseo de las Autonomías

Estos días el Paseo de las Autonomías de Huesca presenta esta curiosa imagen. Los numerosos chopos que hay en el paseo han llenado la calle de pelusas, pero tranquilos los alérgicos porque este tipo de pelusas no provocan alergia, lo que sí puede provocar reacciones es la polinización de las gramíneas de esos mismos chopos.

Comentarios