Jaca revive la ronda del Canto de los Mayos

La Escuela Municipal de Música y Danza Pilar Bayona y el grupo folklórico Alto Aragón recuperan la tradición popular del Canto de los Mayos en la noche del viernes 30 de abril al 1 de mayo. La ronda partirá del Ayuntamiento de Jaca, a las once y media de la noche, y concluirá, tras recorrer el casco antiguo de la ciudad, en la plaza de San Pedro con el acto de plantar un “mayo” y un pequeño baile popular.

Esta actividad se enmarca dentro del convenio de colaboración entre la escuela de música y el grupo folklórico Alto Aragón, con la filosofía de trabajar en la recuperación y difusión del patrimonio etnomusical altoaragonés.

La comarca de la Jacetania es uno de esos escenarios en los que las fiestas de mayo permanecen todavía vivas en el recuerdo de sus gentes, habiéndose reducido sin embargo paulatinamente su práctica a un escaso número de poblaciones. Desde siempre era habitual realizar una serie de costumbres populares con las que se celebraba la llegada de la primavera, entre ellas comidas campestres, cantos a la mujer, bailes, colocar enramadas o plantar el “mayo”. Especialmente en la noche del 30 de abril al 1 de mayo, los mozos, fundamentalmente, recorrían las calles de sus respectivas localidades rondando con sus instrumentos populares.

El repertorio utilizado en dichas rondas era amplio y diverso, destacando especialmente en estos días aquellos cantos alegres, con gran melodiosidad que recalaban en el comienzo de la primavera, un contenido textual que se entremezclaba con el de los encantos que se les atribuía a las mozas ( o mayas ) rondadas. Era en definitiva el Canto de los Mayos, término que hacía referencia tanto a los cantos dedicados a la mujer como al conjunto de costumbres ligadas a ellos y de los cuales se han conseguido rescatar del olvido un buen número gracias a los trabajos de campo realizados.

Por último, era habitual, por la tarde o al entrar la noche, que todos los mozos plantaran un “mayo” ( árbol ) en el centro de la plaza, bajo el cual se celebraba el último baile obligatorio para grupos y mozas y en cuyo encuentro variaba también la manera de terminar o completar el acto según el lugar.

Comentarios