Avanzan las obras de las rotondas en la travesía de la N-240 en Monzón

Con el levantamiento de las islas que delimitan los distintos pasos para vehículos y peatones existentes en la N-240 a su paso por Monzón, frente al Conservatorio Profesional de Música, se empiezan a dar pasos importantes para la construcción de la glorieta que ordenará el tráfico en esta zona y en las dos restantes que se construirán a la finalización de esta.

Este lunes, operarios de la empresa contratada para llevar a cabo las obras ya habían delimitado con bloques las islas y estaban procediendo a su desmantelamiento con martillos neumáticos y su posterior desescombro con un vehículo habilitado para tal efecto.

El próximo paso será dibujar con bloques y delimitar la circunferencia que más allá en el tiempo se convertirá en la primera de las tres rotondas que reordenarán el tráfico en la N-240 a su paso por Monzón y que posibilitarán la conversión de paseo a boulevard de la Avenida de Lérida.

El proyecto, de cuyo coste se hace cargo el Ministerio de Fomento, consistía inicialmente en la construcción de cuatro glorietas en la carretera N-240 a su paso por Monzón, entre los kilómetros 142.800 y 143.700, es decir, en la avenida de Lérida y la plaza Aragón. El presupuesto base era de 1.081.320 euros (IVA excluido) y el plazo de ejecución 12 meses.

El Ayuntamiento aprobaba la propuesta de modificación del proyecto solicitando que no se construyera la segunda glorieta de la plaza Aragón, es decir, la prevista a la altura del Puente Viejo y las calles Paúles y Calvario. Así, se mantendrían la del encuentro del paseo Juan de Lanuza y la carretera de Fonz (junto al Conservatorio), la de la plaza María Moliner y la de la encrucijada de las calles Cabañera, Molino de Pena, Tamarite y Santa Bárbara.

Comentarios