El Fiscal pide 20 años para el conductor del accidente de la Manhattan

La Fiscalía ha solicitado20 años de cárcel, además indemnizaciones por cientos de miles de euros para el conductor que atropelló a nueve personas a la salida de la discoteca Manhatan por dos delitos de homicidio y siete de lesiones. El incidente ocurrió en la madrugada del 28 de julio de 2007, cuando el joven de 25 años atropelló a un grupo de personas en la puerta de la discoteca Manhattan.

En sus conclusiones provisionales, el Fiscal pide dicha condena, además de indemnizaciones por cientos de miles de euros, por dos delitos de homicidio y siete de lesiones, además de la pena de privación del permiso de conducir vehículos a motor y ciclomotores por diez años.

El joven de 25 años provocó la muerte de dos personas y heridas muy graves a otras ocho.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 28 de julio de 2007, cuando el acusado se dirigió con su vehículo a la citada discoteca sobre las 06.30 horas, después de haber frecuentado varios establecimientos de localidades de la provincia que estaban en fiestas y haber consumido bebidas alcohólicas y cierta cantidad de MDMA, sustancia estupefaciente que había "mermado sus reflejos", según sostiene el ministerio público.

Al llegar a la discoteca, ubicada en la Ronda Industria de Huesca, el acusado comenzó a acelerar hasta alcanzar los 110 kilómetros por hora, una velocidad que excedía "notablemente" la permitida, 40 kilómetros por hora.

En sus conclusiones, el fiscal considera que el procesado, que se encuentra en prisión desde que ocurrieron los hechos, era consciente en todo momento de que se acercaba a la puerta de la discoteca y que era la hora de salida, por lo que había un número considerable de personas en las inmediaciones del establecimiento.

A su juicio, asumió la "posibilidad real" de que dada la forma en que conducía y la velocidad a la que circulaba "podía atropellar a más de una persona y ocasionarle lesiones muy graves, incluso mortales".

Así, añade el fiscal, perdió el control del vehículo y se abalanzó contra el grupo de personas que se encontraba en la vía pública y los arrolló, causando la muerte inmediata de Ángel Javier Pérez, de 40 años, y de Benito Joaquín Rios, de 27, quien murió mientras era trasladado al hospital.

Los heridos son José Antonio Rodríguez Zamora, de 31 años, a quien se le amputaron las dos piernas y sufrió graves afecciones neurológicas; Francisco Carruesco Jiménez, de 36, también con graves lesiones neurológicas; y Miguel Pascual Leris Mañas, de 28 años, intervenido quirúrgicamente de fracturas en sus extremidades y contusiones graves a nivel abdominal.

Otros dos de los heridos, Santiago Mainer Ferrer, de 21 años, y Fernando Omiste Martínez, de 44, fueron intervenidos de fracturas abiertas en sus extremidades inferiores, mientras que Francisco Javier Alós Bureta, de 38, y María del Mar Fumanal Rey, de 34, sufrieron lesiones leves.

El fiscal considera que el procesado "no presenta ningún indicador clínico ni psicométrico que sugiera trastorno psicótico, delirante o deterioro cognitivo", teniendo "unos rasgos de personalidad y conductuales compatibles con un trastorno anti-social" y "consumo abusivo de alcohol sin dependencia".

"Dicho trastorno no supone una disminución en sus competencias y volitivas en relación a los hechos relatados", destaca el fiscal en su escrito, que ha remitido a las partes.

Respecto a la responsabilidad civil, se pide una indemnización de 100.049 euros para los padres de Benito Joaquín Ríos (7.081 euros más a la madre por gastos de sepelio); 144.453 euros para Santiago Mainer Ferrer; 313.589 euros para Francisco José Carruesco; 32.009 euros para María del Mar Fumanal; y 3.224 euros para Francisco Javier Alós; 6.374 euros para Cristian Conrado.

Respecto a las indemnizaciones de José Antonio Rodríguez Zamora, Fernando Omiste Martínez y Miguel Pascual Leris, el Ministerio Fiscal recuerda en sus conclusiones provisionales que aún no han recibido el alta, por lo que se establecerán las cantidades que correspondan con arreglo al baremo que establece las cuantías por muerte, lesiones permanentes e incapacidad temporal.

El joven se halla en prisión preventiva en la cárcel de Zuera a la espera de juicio desde el momento del suceso, el cual provocó numerosas muestras de repulsa y manifestaciones por parte de los familiares de las víctimas.

La prisión provisional fue prolongada, precisamente a petición del propio Fiscal.

A la vista de la petición del Ministerio Público, con ella se buscaría la aplicación de una pena ejemplar en este tipo de sucesos, intentando de esta forma, como ha dicho en alguna ocasión Felipe Zazurca, el Fiscal Jefe de Huesca, dar respuesta al dolor de las víctimas y sus familiares.

Comentarios