El director artístico Benjamín Fernández expondrá sus creaciones para películas en el Festival de Cine

Una de las actividades paralelas más destacadas de la 38ª edición del Festival de Cine de Huesca será la exposición sobre la obra del célebre director artístico Benjamín Fernández (Madrid, 1944), uno de los directores de arte y escenógrafos españoles más reconocidos en la escena cinematográfica internacional, organizada por la Diputación de Huesca, con la colaboración del Festival y de la Filmoteca Española, que se podrá visitar del 4 al 11 de Junio en su sala de exposiciones.

Esta exposición aporta además, con respecto a la presentada en la Filmoteca Española, ocho dibujos y una maqueta creada ideados en 2007 para la película Independencia, que no llegó a realizarse. Para recrear un episodio de la Guerra de la Independencia Española, Fernández visitó el hayedo de Irati y parte de la geografía aragonesa. Entre las localizaciones elegidas, destaca la fachada de la Audiencia de Zaragoza, el pueblo de Épila –en particular, el Palacio de los Condes de Aranda-, el Monasterio de Rueda, Daroca y La Cartuja de Monegros.

Estudiante de Delineación, Fernández se inclinó por el universo cinematográfico atraído por la labor de su padre, un carpintero dedicado a la construcción de decorados. Así inició su andadura como dibujante en películas como Lawrence de Arabia (1962) o Doctor Zhivago (1965) de David Lean. En sus bocetos realizados en óleo converge la mirada del arquitecto, en cuanto al dominio de la perspectiva, con la del pintor, por el empleo de la luz y del color en la tarea de creación de ambientes. En esta muestra, se exhiben más de noventa dibujos que Fernández –ganador del Goya a la Mejor Dirección Artística por Los Otros (Alejandro Amenábar, 2001) y Alatriste (Agustín Díaz Yanes, 2006)- realizó como director de arte y diseñador de producción para veinte películas, rodadas entre 1982 y 2007. Destacan reconstrucciones históricas como 1492: La Conquista del Paraíso (Ridley Scott, 1992) y Gladiator (Ridley Scott, 2000); recreaciones de mundos fantásticos como Dragonheart  (Rob Cohen, 1996), o realistas como Mar Adentro (Alejandro Amenábar, 2004); así como atmósferas desconcertantes y misteriosas como la de Los Otros (Alejandro Amenábar, 2001).

Comentarios