La romería de San Pedro vuelve un año más

El 1 de mayo se celebra en Graus la romería de San Pedro de Verona, antiguamente celebrada el 29 de abril. Durante este día, los vecinos de la villa se acercan hasta el tozal de San Pedro para celebrar ahí esta fecha tan señalada para el pueblo grausino. Desde la cofradía advierten que si no llegan relevos, la tradición se podría perder.

La comida tradicional de esta romería siempre ha sido el conejo con caracoles y ajaceite aunque actualmente son muchos los grupos de amigos que se suben hasta la ermita con paellas o longanizas.

Desde primera hora de la mañana, en el camino que lleva a la ermita se ve un goteo constante de gente que se acerca hasta el tozal para acudir a la misa que comienza a las doce. Cuando acaba el oficio, se va en procesión por la explanada y a mitad de camino el cura bendice las tierras.

Después, junto con la charanga, se recorre la explanada donde se encuentran todos los grupos de amigos y las familias para vender los números de la rifa. Los beneficios de la venta de estas papeletas sirven para sufragar los gastos de este día. A continuación es la hora de comer para bajar luego los alimentos al son de la música de los Band Diez.

Una tradición que se ha perdido es que antiguamente, cuando se bajaba de nuevo a Graus por el barranco de San Miguel, la gente se paraba en la llamada “piedra plana” para merendar y echar el último baile. De esta forma, se alargaba este día hasta bien entrada la tarde ya que la gente se quedaba ahí hasta que anocheciese.

En la actualidad, la gran mayoría de la gente sube en coche ya que gracias a las pistas forestales se puede subir sin ningún tipo de riesgo aunque siguen siendo muchos los que acuden a pie.

En estos momentos son pocas las personas que pertenecen a la cofradía, por eso se hace un llamamiento a los jóvenes del pueblo para que esta tradición no se pierda.

Comentarios