El paro

Plácido Díez

Se nos marcha un mes intenso, inseguro, el del despertar de una primavera excepcional, un mes de romerías, el mes en el que a los niños nos ponían el pantalón corto, previamente nos daban friegas de alcohol en las piernas, para despedir el invierno en las frías tierras de Teruel.

Y se nos marcha dejándonos el mal dato de la Encuesta de Población Activa, la que realiza el Instituto Nacional de Estadística, de que en Aragón nos acercamos a los cien mil parados, con una tasa de paro del 15 por ciento, cinco puntos por debajo de la media nacional. En relación con trimestre anterior, octubre, noviembre y diciembre del año pasado, el paro ha aumentado en 12.700 personas y no olvidemos que aumenta el número de hogares con todos sus integrantes desocupados.

Aún nos ha dejado abril otro dato a tener en cuenta. El Avance del Padrón Municipal dice que en el último año hemos perdido 54 habitantes en Aragón, que se ha estancado la inmigración, algo que no ocurría desde 1998, desde hace doce años. Al frenarse la llegada de inmigrantes por la crisis, sí los que cuidan de nuestros mayores, los que mantienen abiertas las escuelas y el horno de muchos pueblos, al frenarse la llegada de inmigrantes los fallecimientos vuelven a apoderarse de los nacimientos.

No olvidemos 45 por ciento de los que vivimos en Aragón tenemos más de 45 años. El objetivo del presidente Iglesias de alcanzar los dos millones de habitantes se complica y mucho. Pero, en fin, y es un deseo, a ver si con abril, y con las friegas de las reformas económicas si se deciden a aprobarlas de una vez,  despedimos también el invierno del paro.

Comentarios