Mayo, mes clave para el litigio civil por el arte sacro

Bienes Lérida

La juez del juzgado número 4 de Lérida, Beatriz Ferrer, fijaba el día 18 de este mes para celebrar el juicio por el litigio del arte, se da la coincidencia que en esta fecha se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de los Museos. Por primera vez desde 1995 el litigio será analizado por un juzgado civil.

Los “Amigos del Museo” de Lérida presentaron la primera demanda civil en el litigio eclesiástico, el 13 de mayo de 2008, con objeto de que sea la justicia quien se pronuncie sobre la propiedad de 88 de las 112 piezas que reclama el Obispado de Barbastro-Monzón. Durante la audiencia previa la juez dejaba claro que se dictaminará sobre la propiedad de los bienes pero no sobre el lugar donde tienen que estar depositados los bienes en litigio.

El Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, mediante el decreto de 28 de abril de 2007, afirmaba que los bienes están en Lérida en depósito y que son propiedad de Barbastro-Monzón, al mismo tiempo que ordenaba su devolución.

El abogado del Obispado de Barbastro Monzón, Hipólito Gómez de las Roces, recuerda que el Tribunal Supremo de la Santa Sede siempre ha dado la razón en sus sentencias a Barbastro-Monzón y en los reiterados decretos no hay ningún aspecto favorable a Lérida.

En el juicio declararán los dos obispos o las personas en las que éstos deleguen. En la audiencia previa el abogado del Obispado de Lérida defendió la propiedad leridana de las obras que reclama el Obispado de Barbastro-Monzón, y manifestó que acatará lo que diga Roma pero facilitará las pruebas para que la asociación “Amigos del Museo” de Lérida puedan demostrar la propiedad en el juicio civil.

El conflicto entre los dos obispados se inició en 1995 con la segregación de 111 parroquias de La Franja, en Huesca, de la diócesis de Lérida que se añadieron a la de Barbastro que pasó a denominarse Barbastro-Monzón y comenzó a reclamar las obras al Obispado de Lérida. Los reiterados decretos de la Santa Sede manifiestan que los bienes se encuentran en depósito en la diócesis de Lérida y que son propiedad de Barbastro-Monzón.

Comentarios