Un féretro en el vertedero de Panticosa causa preocupación en el vecindario

El error humano de un operario municipal del Ayuntamiento de Panticosa, que hace unas semanas exhumó un nicho y depositó los restos en el punto limpio de la población, ha generado preocupación y continuos rumores entre los vecinos. Nada más conocer la noticia, el alcalde de la localidad, José Luis Pueyo, puso el hecho en conocimiento de la Guardia Civil, que trasladó los antiguos restos humanos al depósito forense de Jaca. La Benemérita no ha abierto ninguna diligencia y el caso se da por cerrado.

Todo comenzó cuando una familia del municipio decidió enterrar a uno de sus miembros, fallecido en Biescas, en el mismo nicho donde descansaban los restos de sus padres, fallecidos hace más de 50 años.

El operario del Ayuntamiento encargado de la exhumación decidió por su cuenta y riesgo recoger los antiguos restos humanos con el objetivo de volver a depositarlos en el mismo, junto con el nuevo ataúd. Al no disponer del espacio físico suficiente para llevar a cabo el enterramiento, se deshizo de los restos de la caja antigua, depositándolos en el punto limpio de la población, situado en las inmediaciones del vertedero municipal de Panticosa.

El alcalde, José Luis Pueyo, nada más tener conocimiento de esta mala práctica, se puso en contacto con la Guardia Civil, quien se personó de inmediato en el lugar de los hechos para hacerse cargo de los restos humanos y trasladarlos al depósito forense de Jaca. Se espera que en los próximos días, dichos restos descansen de nuevo en el cementerio de Panticosa.

Al tratarse de un error puntual, la Guardia Civil no ha abierto ninguna diligencia y el caso se da por cerrado. No obstante, el Ayuntamiento ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a los vecinos, recalcando que se trata de un error puntual, que ha sido subsanado de inmediato.

Comentarios