Urbanismo afirma que la zona de vertido del Salobrás era necesaria en Monzón

En relación con una nota de prensa del grupo municipal del Partido Popular, en la que se dice que la escombrera municipal que ha funcionado en el cerro del Salobrás ocupaba suelo especialmente protegido, el departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Monzón, publicaba numerosas matizaciones.

Así, afirma que el PGOU anterior a la revisión aprobada en 2006, protegía las laderas del entorno del cerro del Salobrás, pero no la superficie interior. De hecho, en julio de 2004 se daba permiso a una empresa para realizar una extracción de áridos, con la correspondiente declaración de interés público.

Por otra parte, el nuevo PGOU sí calificaba todo el ámbito, incluyendo el vaso ocasionado por la extracción de áridos, como suelo especialmente protegido. Resulta evidente que, en ese ámbito, el vaso constituye un área degradada susceptible de recuperación, y es únicamente ahí donde se actuaba.

Durante 2009, continúa aclarando Urbanismo, este Ayuntamiento estiraba la vida útil de la escombrera de Conchel, en espera de que el Gobierno de Aragón, responsable de los residuos de demolición, pusiera en marcha el Servicio Público que debería haber estado antes del 16 de Julio de 2009, según Real Decreto, y antes de fin de año, según el Plan GIRA del gobierno autónomo. Fue en Diciembre, una vez colmatada la escombrera de Conchel, y en vistas de que el Departamento de Medio Ambiente no ponía en marcha el servicio público, cuando se acondicionaba la zona del Salobrás. Al utilizar este espacio se pretendían conseguían dos cosas; rellenar el vaso con residuos inertes sin afección al medio natural, y restaurar el área degradada con una reforestación, prestando un servicio hasta la puesta en marcha del Servicio Público.

Además, en la mayor parte de las grandes y pequeñas localidades de Aragón, y con gobiernos de distintas tendencias políticas, se siguen usando escombreras, dado que la implantación de la red regional de gestión de residuos de demolición lleva retraso, y no se está exigiendo el cierre de las mismas.

El Ayuntamiento de Monzón, mandaba un escrito en Noviembre al Departamento de Medio Ambiente, un mes antes de la apertura del Salobrás, pidiendo la urgente puesta en marcha del Servicio Público de Gestión de Residuos de Construcción, señal inequívoca de la apuesta de este Ayuntamiento por la correcta gestión de este tipo de residuos.

Aseguran también, que la escombrera no ha funcionado como basurero, como señala el PP. Estaba vigilada por personal de la Brigada, y sólo recibía los residuos de construcción y demolición, y así lo certifica un acta del Servicio Provincial de Medio Ambiente.

Se explica que durante estos cuatro meses, cualquier promotor podía hacer uso de este punto de vertido. El apunte del supuesto beneficio de una empresa que movía un gran volumen de escombros en este tiempo, queda fuera de lugar, y aquí cabe insistir en que las escombreras municipales siguen activas en la mayoría de los municipios de Aragón, y que si no se hubiera colmatado la de Conchel, hubieran vertido ahí en idénticas condiciones que lo hacían en Salobrás.

Para finalizar, Urbanismo considera oportuno informar, de que la empresa que tiraba los edificios de Hidro Nitro, está aplicando un Plan de Gestión de Residuos que prioriza la reutilización de los mismos, y lleva a cabo los trabajos con gestor autorizado.

Comentarios