Oiarzabal:"Lo que yo intenté hacer fue, por todos los medios, salvar la vida de Tolo"

El montañero Juanito Oiarzabal ha asegurado mostrarse “sorprendido” por toda la polémica surgida en torno a la muerte del montañero mallorquín Tolo Calafat en el Annapurna. En todo momento, Oiarzabal ha reiterado que “lo que yo intenté hacer allí arriba fue, por todos los medios, salvar la vida de Tolo de una manera u otra”. Aunque el montañero vasco ha reconocido ser una persona con “algo de fama de bocazas” pero que su intención, en todo momento, fue “de respeto hacia los sherpas y hacia la coreana”. Con estas palabras, Oiarzabal intentaba quitar hierro a la controversia surgida en torno a si se podría haber hecho más por salvar la vida del mallorquín.

Oiarzabal aterrizó anoche en Madrid y seguidamente fue trasladado hasta Zaragoza donde ingresó en el Hospital de la Mutua MAZ, centro que dispone de una unidad especializada y de referencia nacional para el tratamiento de las congelaciones. El neurocirujano Ricardo Aguirre ha sido el encargado de atender al montañero que presenta principio de congelación en la nariz y en el pie izquierdo. Tal y como ha explicado Aguirre, el único problema que reviste Oiarzabal es “una pequeña infección en la zona del muñón del pie derecho pero son lesiones de poca importancia”, ha asegurado Aguirre. Asimismo, el neurocirujano, que ya había atendido en otras ocasiones al alpinista vasco, ha reconocido verlo más “tocado”. “Moralmente está más afectado que cuando vino con las congelaciones graves de su expedición al K-2” ha señalado.

En una rueda de prensa, y tumbado en la camilla de su habitación, Juanito Oiarzabal ha asegurado que no era su intención crear esta polémica. Tras bajar de la cumbre y ver que en esa primera noche Tolo no bajaba, Oiarzabal propuso, al día siguiente pedir ayuda a la coreana. “Ella intenta hablar con los porteadores pero son ellos los que dicen no. Entonces, es algo tan espontáneo y natural, que se me ocurrió ofrecerles dinero”, ha reconocido el montañero en referencia a los 6.000 euros que estaba dispuesto a dar a los sherpas para que acudieran al rescate.

“Es verdad que todo el mundo se juega la vida, también los sherpas. Pero los sherpas tienen un plus añadido, y los porteadores que ella tenía allí arriba tenían capacidad para subir esos metros e intentar echar una mano a Tolo. No quisieron y ahí se quedó la cosa”, relataba el montañero, que en todo momento ha querido dejar claro que su intención “no era mandar a la muerte a los sherpas”. Oiarzabal ha asegurado que la coreana contaba con siete sherpas, cuatro iban con ella y otros tres los tenía de reserva en el campo 3. Pese a todo, el jefe de los sherpas se negó a enviar a sus hombres a por Tolo.

Asimismo, Oiarzabal ha reconocido que su relación con el resto de expedicionarios “es exclusivamente profesional. Yo no tengo vínculos ni de amistad ni de cariño. Tolo Calafat era una persona que tenía la suficiente experiencia para saber tomar sus propias decisiones. No soy quien para decirle que se diera la vuelta”.

Sobre el expedicionario aragonés Carlos Pauner Oiarzabal ha asegurado que “también está afectado, pero la polémica me la estoy ganando yo. No sé si será por nombre”. Está previsto que tanto Carlos Pauner como Javier Pérez aterricen en España mañana miércoles.

Comentarios