Clausura del primer curso de la delegación de la Universidad de la Experiencia en Monzón

El catedrático de Historia Antigua, Guillermo Fatás, pronunciará la conferencia “ Aragón, esa palabra rara”, que servirá, este lunes a siete y media de la tarde, en el Salón de Actos de la Casa de la Cultura, como clausura del primer curso de la delegación de la Universidad de la Experiencia de Zaragoza. Estará acompañado por el director de la Universidad de la Experiencia, Agustín Ubieto.

La conferencia, señala el profesor Fatás, “tratará de los varios signficados de la palabra Aragón, en los que no solemos reparar; y, para empezar, en el posible origen de esta voz, que no está aclarado”. Las raíces indoeuropeas y paleohispánicas (o vascónicas) que se han usado para intentar interpretarla, y los diferentes contenidos a que nos remiten formarán parte de la exposición.

Seis de los usos de la palabra tendrán en la lección una atención diferenciada: el que lo vincula a cursos y masas de agua (que se da “no solamente en la Península Ibérica”, señala el conferenciante), y los que le han llevado a designar en la historia un condado, un reino, una Corona y un emblema heráldico (“denominado 'Aragón' internacionalmente”); o a convertirse en un apellido familiar.

El pasado día 3 de noviembre se iniciaban en Monzón las clases, para cincuenta alumnos, 42 mujeres y ocho hombres. La iniciativa surgía en el año 2001 con 135 alumnos y ahora superan los ochocientos. Monzón era la décima población que se sumaba gracias al apoyo del ayuntamiento y la comarca del Cinca Medio..

En el presente curso participaban 320 profesores de 47 departamentos de la Universidad. En Monzón se impartía el programa básico con las siguientes materias : Curso básico de Astronomía, El origen del hombre y de la cultura. Ingeniería básica de ayer y de hoy, Música a través de audiciones y Pautas para leer y entender poesía.

El Programa Básico consta de 120 horas lectivas y exige de los alumnos una asistencia responsable a las actividades que lo componen. Con el fin de velar por el normal desarrollo de éstas, se establecían mecanismos de control de la asistencia. Es preciso haber acudido como mínimo al 70% de las sesiones controladas para poder recibir, al cabo de los tres años, un certificado que acredite la participación en este programa.

Comentarios