La investigación y la discapacidad, trabajando juntos

El Campus de Huesca acogía este viernes una jornada sobre investigación y discapacidad. La colaboración entre entidades que trabajan con la discapacidad, que conocen las necesidades de sus usuarios, y grupos de investigación de la Universidad de Zaragoza puede ser muy fructífera para ambos. Un ejemplo es el proyecto de convivencia en un mismo piso de jóvenes estudiantes de magisterio y personas con algún tipo de discapacidad, del que ya hay un ejemplo en Huesca.

CADIS Huesca, que agrupa a la gran mayoría de entidades sociales que trabajan el ámbito de la discapacidad, se ha unido a la Universidad de Zaragoza, con el apoyo financiero del Instituto Aragonés de Servicios sociales, la Diputación Provincial de Huesca y con la CAI, para impulsar proyectos de investigación y desarrollo dirigidos a atender las necesidades de las personas afectadas.

El convenio de CADIS con la Universidad trabaja en programas de prácticas, formativos, publicaciones e investigación desde hace 6 años. Los resultados pueden ser estudios de investigación de la calidad de vida de las personas con discapacidad en la provincia de Huesca, el problema del envejecimiento y la discapacidad o proyectos técnicos como el desarrollo de software informático apara mejorar la adaptación, programas de ordenador o ratones especiales para personas con problemas de movilidad.

Ejemplos como los que señala Francisco Ratia son algunos de los avances que el colectivo de personas discapacitadas y quienes trabajan con ellos han logrado, pero seguirán trabajando en ello, con la colaboración de los grupos de investigación dela Universidad de Zaragoza.Un ejemplo es el proyecto, del que por ahora sólo hay una experiencia de pisos compartidos entre jóvenes estudiantes de magisterio y personas con discapacidad.

Este proyecto llamado Vida Independiente consiste en nueve meses de convivencia en un piso cedido por al Ayuntamiento de Huesca. Tras ese periodo, los jóvenes con discapacidad se preparan para una vida autónoma.

Comentarios