Juicio civil por el arte sacro

Este martes se celebra el juicio civil por los bienes en litigio. Los “Amigos del Museo” de Lérida presentaron la primera demanda civil en el litigio eclesiástico, el 13 de mayo de 2008, con objeto de que sea la justicia quien se pronuncie sobre la propiedad de 88 de las 112 piezas que reclama el Obispado de Barbastro-Monzón.

Por primera vez desde 1995 el litigio será analizado por un juzgado civil, concretamente por la magistrada del juzgado número 4 de Lérida. La vista tendrá lugar en la sala de la Audiencia debido a la enorme expectación mediática que tiene este asunto. Durante la audiencia previa la juez dejaba claro que se dictaminará sobre la propiedad de los bienes pero no sobre el lugar donde tienen que estar depositados los bienes en litigio.

Las instituciones eclesiásticas, después de exhaustivos estudios de la documentación aportada por ambas diócesis mediante el decreto de 28 de abril de 2007 del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, decretaron que los bienes están en Lérida en depósito y que son propiedad de Barbastro-Monzón, al mismo tiempo que ordenaron su devolución.

En el juicio declararán los abogados que representan a las diócesis de Lérida y Barbastro-Monzón. En la audiencia previa el abogado del obispado de Lérida, Francisco Sopena, defendió la propiedad leridana de las obras que reclama el obispado de Barbastro-Monzón, y manifestó que acatará lo que diga Roma pero facilitará las pruebas para que la asociación “Amigos del Museo” de Lérida pueda demostrar la propiedad en el juicio civil. El abogado del obispado de Barbastro Monzón, Hipólito Gómez de las Roces, recuerda que el Tribunal Supremo de la Santa Sede siempre ha dado la razón en sus sentencias a Barbastro-Monzón y en los reiterados decretos no hay ningún aspecto favorable a Lérida.

El conflicto entre los dos obispados se inició en 1995 con la segregación de 111 parroquias de La Franja, en Huesca, de la diócesis de Lérida que se añadieron a la de Barbastro que pasó a denominarse Barbastro-Monzón y comenzó a reclamar las obras al Obispado de Lérida. Los reiterados decretos de la Santa Sede manifiestan que los bienes se encuentran en depósito en la diócesis de Lérida y que son propiedad de Barbastro-Monzón.

La Generalitat recientemente ofertaba diálogo por el arte sacro y Aragón mantiene la exigencia del cumplimiento de las sentencias del Vaticano. Fuentes oficiales de la Consejería de Cultura de la Generalitart manifestaban que están abiertos al diálogo con el Gobierno de Aragón para encontrar una solución pactada, siempre que se reconozca de forma explícita y pública la legitimidad del proceso histórico de constitución del Museo de Lérida, y se respete la legislación catalana y las resoluciones aprobadas por unanimidad en el parlamento.

El obispo de la diócesis de Lérida, Joan Piris, planteaba a la Nunciatura Vaticana en Madrid y al Secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, hacer una declaración de patrimonio cultural común y compartir el arte en litigio sin discutir la propiedad. El obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, destacaba que “las sentencias de la Signatura Apostólica que ordenan la devolución de los bienes se deben cumplir", al mismo tiempo que recordaba que está dispuesto a colaborar para que se expongan las obras de arte pero antes se deben cumplir las sentencias que obligan a todas las partes.

La consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, aseguraba que las sentencias de los tribunales eclesiásticos “fueron muy claras al determinar que las piezas son propiedad de las parroquias aragonesas”.

El PAR pide a Cataluña que deje de inventar excusas para evitar la devolución de los bienes

El presidente intercomarcal del Partido Aragonés en el Alto Aragón, Roque Vicente, considera que todo el proceso de devolución de los 112 bienes sacros, propiedad de la diócesis de Barbastro-Monzón e ilegítimamente en posesión de la diócesis de Lérida “ha llegado demasiado lejos”.

El PAR destaca que ya se ha dictado sentencia sobre el litigio, y el juicio de este martes es una “artimaña más para demorar la devolución que se tenía que haber producido hace años”, y pide a “Cataluña que deje de inventar excusas y crear recursos que eviten la devolución”.

Roque Vicente solicita al Gobierno de Aragón que “tome cartas en el asunto para que las 112 piezas de arte vuelvan a la Diócesis de Barbastro-Monzón, su legítimo dueño”.

Comentarios