Abierto al tráfico el tramo Izco-Venta de Judas de la Autovía del Pirineo

Autovía Pamplona Huesca

El tercer tramo de la Autovía del Pirineo (A-21), entre Jaca y Pamplona, que une Izco con Venta de Judas, se abría este lunes al tráfico, tras un retraso de 11 meses desde la fecha prevista para su inauguración. Con la apertura de estos 7,3 kilómetros, sumados a los 22,1 que ya estaban abiertos al tráfico rodado, se pone en servicio el 64% de esta infraestructura a su paso por Navarra.

Con un presupuesto de 31.141.300 euros, las obras de esta tercera parte de la A-21 comenzaron en diciembre de 2007. Según el proyecto, la apertura del tramo que salva el puerto de Loiti estaba prevista en un primer momento para junio de 2009, pero varias modificaciones en el trazado y el descubrimiento de una villa romana con restos del siglo I al III retrasaron la previsión de su apertura a finales del pasado año. Otro de los obstáculos que hubo que salvar fue la reposición de una línea de alta tensión que también supuso otro nuevo retraso. Finalmente, este lunes se abrían al tráfico los 7,3 kilómetros de calzada.

Las obras de los dos últimos tramos de la A-21 a su paso por Navarra (Venta de Judas-Yesa y Yesa-límite de provincia) ya han comenzado a ejecutarse y según anunció la Consejera de Obras Públicas de Navarra, Laura Alba, "estarán en servicio en diciembre de 2011". Estos dos tramos, de 16,6 kilómetros de longitud, son los de mayor complejidad de esta infraestructura debido a la orografía del terreno.

La Autovía del Pirineo a su paso por Navarra tiene una longitud de 46 kilómetros y va a suponer una inversión total de más de 323,61 millones de euros. En la actualidad, registra un tráfico de 10.418 vehículos al día en su tramo inicial, con fuertes puntas de tráfico, aunque una vez finalizado el eje transversal se prevé que se producirá un notable incremento de tráfico.

Comentarios