El Gobierno de Navarra espera que el recorte de las inversiones públicas no afecte a la Autovía del Pirineo

Con la apertura del tramo entre Izco y Venta de Judas de la Autovía del Pirineo ( A-21 ), de 7,3 kms, sumados a los 22,1 que ya estaban abiertos al tráfico rodado, se ha puesto en servicio el 64% de esta infraestructura a su paso por Navarra. El Gobierno navarro espera que el anuncio de recortes en inversiones públicas del Gobierno central no afecte a esta autovía que unirá Pamplona y Jaca.

La consejera de Obras Públicas del Gobierno de Navarra, Laura Alba, ha indicado que ven con “preocupación” el anuncio de recortes en inversiones públicas del Gobierno central y esperan que no afecte a la Autovía del Pirineo. Alba ha señalado como positivo que el Ministerio de Fomento ha resuelto los problemas surgidos por la quiebra de algunas empresas que trabajaban en la autovía, pero ha insistido en que les gustaría que llevase un ritmo más rápido de ejecución.

Esta semana se abría al tráfico el tramo de la autovía entre Izco y Venta de Judas, que ha supuesto una inversión de 31.141.300 euros. Las obras de los dos últimos tramos de la A-21 a su paso por Navarra (Venta de Judas-Yesa y Yesa-límite de provincia) ya se han licitado, con el sistema de peaje en sombra, y uno de ellos ha comenzado a ejecutarse. Laura Alba ha indicado que estos dos tramos "estarán en servicio en diciembre de 2011". Estos dos tramos, de 16,6 kilómetros de longitud, son los de mayor complejidad de esta infraestructura debido a la orografía del terreno.

La Autovía del Pirineo a su paso por Navarra tiene una longitud de 46 kilómetros y va a suponer una inversión total de más de 323,61 millones de euros. En la actualidad, registra un tráfico de 10.418 vehículos al día en su tramo inicial, con fuertes puntas de tráfico, aunque una vez finalizado el eje transversal se prevé que se producirá un notable incremento de tráfico.

Comentarios