Nuevo paso de cebra en la travesía de Monzón

La travesía de Monzón cuenta con un nuevo paso de cebra a la altura del paso peatonal, abierto cerca del Belén Monumental. En septiembre, se abría el mismo, conectando el Paseo San Juan Bosco con el polígono industrial de Paúles.

Hasta el momento no había ningún paso de cebra o con semáforos que enlazará directamente con la embocadura del mismo, teniendo que cruzar la Nacional 240 y el carril de servicios por otros pasos más distantes.

El paso mide 18 metros de largo, por 5 de ancho y 3,45 de altura. Por el lado del paseo respeta la cota de la calle, y en el otro presenta escaleras y rampa para minusválidos, dividida en dos tramos, para alcanzar la altura de la explanada.

Esta actuación se incluía en el proyecto de supresión del paso a nivel de Hido Nitro. Obras que entraban en servicio esta semana. De este modo, todos los vehículos pesados, o con carga peligrosa ya no tienen que entrar en el casco urbano para acceder al polígono Paules. Desde la entrada en servicio de este paso subterráneo los vehículos que quieran acceder a dicho polígono tienen que hacerlo por el vial que nace en la rotonda construida en la variante de la regional A-1234 Fraga-Monzón y acaba en las puertas de la fábrica de Hidro-Nitro, donde enlaza con la calle principal del polígono “Paúles” y, al final de ésta, con la carretera de Fonz.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) adjudicaba a la empresa “Extraco” Construcciones e Proxectos, SA, por un importe cercano a los 8 millones de euros, la ejecución de la supresión del paso a nivel con barreras de HINE y dos pasos rurales sin barreras situados entre Monzón y Binéfar.

Las obras se enmarcan en el Programa de Supresión y Mejora de Pasos a Nivel puesto en marcha por el Ministerio de Fomento en 2005. Las supresiones tienen carácter de obra por cuenta del Estado y se llevan a cabo dentro del Contrato Programa suscrito entre la Administración General del Estado y ADIF. La eliminación del paso de HINE era una vieja reivindicación común a varias Corporaciones. Molestaba por el peligro propio que entraña un paso con barreras y porque en ocasiones las retenciones colapsaban la N-240.

El alcalde, Fernando Heras, valoraba el grado de compromiso de Fomento con la ciudad: “Primero hizo la variante -tramo de la autovía- y ahora ha terminado una obra emblemática por lo que supone de mejora de la seguridad vial, y está inmerso en la de construcción de tres glorietas en la avenida de Lérida. A medio plazo restan dos proyectos: el ensanchamiento del puente sobre el Cinca y el cerramiento de una rotonda de la N-240 del tramo de La Armentera”.

Comentarios