Javier Allué pide al Obispado de Lérida que deje de inventar tretas en relación a los Bienes

El portavoz del PAR en las Cortes de Aragón, Javier Allué, ha pedido al Obispado de Lérida que deje de inventar tretas para retrasar la devolución de las  piezas sacras retenidas, sobre cuya propiedad no existen dudas. En cuanto a la Generalitat, ha sostenido que resulta indignante la utilización del doble rasero ya que “mientras los bienes de Aragón siguen en Lleida, los documentos del Archivo de la Guerra Civil fueron devueltos  y están en Cataluña”.

Esta semana se celebraba en Lérida, el juicio por la propiedad de las 88 obras de arte del Museo de Lérida que reclama el obispado de Barbastro-Monzón, ha quedado visto para sentencia después de que ambas partes defendieran su posición respecto a este asunto. Por primera vez desde 1995 el litigio ha llegado a un juzgado civil, concretamente al juzgado número 4 de Lérida que dictaminará sobre la propiedad de los bienes pero no el lugar donde tienen que estar depositados.

El vicario general del obispado de Lérida Antoni Agelet, explicaba que entre las pruebas escritas aportadas para que la jueza decida en favor de Lérida hay recibos de facturas de compra de la época del obispo Messeguer, esto hace más de 100 años. Además, también ha presentado un documento de 1943 que certifica el retorno a Lérida de piezas salvadas de la Guerra Civil durante unos años en Zaragoza. Aquellas piezas volvieron, según consta, "a su legítimo propietario".

La Asociación “Amigos del Museo” reclama que la propiedad es de Lérida, aplicando el principio de “usucapión”, la propiedad de un bien mediante la posesión pacífica y pública durante un tiempo. Una versión que ha ratificado el vicario judicial del obispado de Lérida, Antonio Agelet, quien afirmaba que hay una documentación que lo acredita.

El vicario general y el abogado de la diócesis de Barbastro-Monzón, Pedro Escartín e Hipólito Gómez de las Roces, señalaba que las piezas en Lérida han estado siempre en régimen de depósito, nunca en propiedad. También se han preguntado cómo es posible que un obispo compre piezas de arte de las parroquias de su obispado.

La presidenta de la Asociación “Amigos del Museo” de Lérida, Nuria Oliva, dejaba claro que sólo quieren que la juez se pronuncie sobre la propiedad de las obras. Oliva ha explicado que Roma nunca ha aceptado estudiar la documentación que precisamente acredita la propiedad de Lérida.

Comentarios