Una lección de orgullo, casta y la afición llevan al Peñas a la final

Espectacular victoria la que conseguía el Lobe Peñas ante su afición en el Palacio de los Deportes en el quinto partido ante el Cajarioja por 80-76 que permite a los peñistas seguir luchando por el ascenso a LEB-Oro, ahora ante Tíjola. Fue un partido de los que hace afición y más que por la calidad, por la emoción y sobre todo por la entrega de un equipo que saca fuerzas de donde no las tiene en una clara lección de orgullo y casta y, como decía Ángel Navarro en la previa, con este equipo se puede ir a cualquier sitio y vaya si es verdad. Ayudo la afición con una gran entrada en el Palacio de los Deportes y que en todo momento estuvo volcada con el equipo.

Ambos conjuntos salieron con precaución desde el principio sabiendo que sería un partido largo y duro. Los de Navarro estuvieron más enchufados con el primer parcial de 7-0, pero no había fluidez en las acciones y poco a poco los riojanos fueron remontando y tras el 13-10 se pasó al 13 -15 del final del primer cuarto en el que los oscenses dejaron escapar su primera oportunidad.

En el segundo cuarto ambos equipos se atascaron y costaba demasiado anotar canastas por los continuos fallos. El marcador avanzaba lentamente, mientras los colegiados empezaban hacer de las suyas permitiendo mucho más bajo los aros a las ‘torres’ riojanas. Los tiros libres impedían dominar el marcador a Lobe y lo aprovechaba Cajarioja para ir por delante hasta el 24-27. Un triple empató el partido y a partir de allí de nuevo igualdad y al descanso se llegó con 30-31.

La buena salida del tercer cuarto permitió al Peñas ponerse por delante y empezar a tomar una ligera ventaja que llegó a ser de ocho puntos con el 50-42. El acierto de Asier fue fundamental para irse arriba con 53-49 y toda la emoción por vivirse todavía en el pabellón.

En el cuarto, los de Jesús Sala sabían que tenían que reaccionar y lo hicieron rápido para ponerse en un minuto por delante con el 53-54. Vuelta a empezar y de nuevo fuerzas igualadas. Stevie Johnson tomó el mando y lideraba a los locales que no podían de ninguna manera distanciarse del Cajarioja. Pero una antideportiva de Edward Santana le daba otra vez al Lobe una diferencia de ocho puntos (64-56) y eso que solamente se aprovecharon los tiros libres y no la posesión.

Quedaban siete minutos para seguir luchando y por delante en el electrónico el Peñas. Cajarioja también sacaba fuerzas de flaqueza, si bien el equipo local tenía el mando. Nervios, tensión, acompañaron a los instantes finales donde la afición llevaba en volandas al equipo. En un partido sin fin, los aciertos en los tiros libres de Óscar Herrero dejaron el marcador en el definitivo 80-76 ante la alegría de los aficionados.

Gran ambiente en el Palacio de los Deportes con seguidores riojanos y con presencia en el palco del director General de Deportes, Álvaro Burrell que estuvo con el equipo peñista, como ya hiciera en Logroño en el cuarto encuentro. Además estuvo el alcalde de Huesca y varios concejales así como representantes de la Federación Aragonesa de Baloncesto.

Comentarios