Cartas al Director: IES Pirámide-SD Huesca

Junta de Personal Docente no Universitario de la Provincia de Huesca   

La Junta de Personal docente no Universitario de la Provincia de Huesca, ante las noticias y declaraciones publicadas en la prensa local de Huesca, y tras recibir solicitud de amparo por parte del profesorado del IES Pirámide desea: 

Recoger y trasladar el malestar del profesorado del centro, en especial del Departamento de Educación Física, por la pésima gestión del asunto relacionado con la creación de un centro de tecnificación de fútbol que conllevaría la construcción de un campo de fútbol de dimensiones profesionales, para uso privado, en terreno público afectado de uso educativo. 

Denunciar que ha habido falta de información inicial por parte de los responsables del Instituto y del Departamento de Educación.

Reprochar la falta de educación y respeto con la que determinados representantes del fútbol oscense se dirigen a los responsables del Centro, así como a su profesorado.

Por ello queremos hacer constar lo siguiente:   

Para que se produzca de manera adecuada el proceso de enseñanza-aprendizaje es necesario que se den unas condiciones de tranquilidad o ausencia de perturbaciones que favorezcan la concentración del discente hacia la materia impartida.  

Es necesario, teniendo en cuenta las características psicoevolutivas del alumnado adolescente, que se le muestren modelos adecuados de esfuerzo y preparación para la vida.   

Así mismo, el profesorado necesita el apoyo de la comunidad educativa general para poder interactuar de manera adecuada con el alumnado en la situación de grupo-clase. Para ello, ser consultado en lo referente al desarrollo de su trabajo y en cualquier cuestión que le pueda afectar, es, además de un derecho, una necesidad fundamental y ejemplo de buenas prácticas de gestión de un centro educativo.

 

La Junta de Personal Docente no Universitario de la Provincia de Huesca, en su calidad de representante y defensora de las condiciones laborales del profesorado, exige un tratamiento adecuado del mismo, que una vez informado el claustro, debe ser escuchado, a través de los órganos colegiados establecidos, ante cualquier modificación de las instalaciones de uso habitual durante el desarrollo de su trabajo docente.

Comentarios