Último intento para dotar a Huesca de un parking público y céntrico

Este lunes comenzaban las catas arqueológicas en la Plaza San Antonio para certificar que en el subsuelo de la misma no existen restos arqueológicos que hicieran inviable la construcción de un aparcamiento subterráneo. Según un estudio de viabilidad del propio Ayuntamiento, el proyecto sería viable desde el punto de vista económico.

Una excavadora comenzaba a horadar la Plaza San Antonio este lunes con el objetivo de conocer si en el subsuelo de esta zona existe algún resto arqueológico, antes de dar el visto bueno al proyecto de construcción de un aparcamiento subterráneo, después de haber desechado la idea de construir una infraestructura de este tipo en la Plaza de Navarra y en el Paseo Ramón y Cajal, precisamente por existir restos importantes en una y otra zona.

El proyecto que ahora baraja el Ayuntamiento contempla tres plantas de aparcamiento ocupando toda la superficie de la Plaza. La superficie, una vez urbanizada, quedará como una zona peatonal, como aparece en el Plan General de Ordenación Urbana.

Durante una semana se realizarán un total de 12 catas, luego se estudiarán los huecos y, tras el dictamen de la Dirección General de Patrimonio, se licitará la ejecución del proyecto y la gestión del mismo.

La operación es similar a la que ya quiso llevar a cabo el Ayuntamiento de Huesca hace dos mandatos. En esa ocasión no hubo ninguna empresa interesada.

Según el Area de Desarrollo del Ayuntamiento de Huesca, ahora se oferta una planta de aparcamiento adicional, lo que mejora la viabilidad del proyecto.

Lógicamente, durante el tiempo que duren las catas se prohibirá el aparcamiento en el interior de la plaza, y cuando esté construido el aparcamiento se eliminarán todas los aparcamientos de zona azul del entrono.

Comentarios