Los jóvenes ven hipocresía en las recomendaciones antitabaco de los adultos

La iniciación al consumo de tabaco en la adolescencia es una de las cuestiones destacadas que se va a abordar en la XI Semana Sin Humo. Un estudio presentado por este motivo refleja que el contexto social es el factor fundamental que empuja a los adolescentes a fumar, y también se apunta la imagen hipócrita que los jóvenes observan en sus adultos frente al tabaco. De todas formas, se aprecia un descenso en los fumadores habituales mayores de 16 años.

Dicho estudio pretende comprender aquellos factores que influyen en la decisión del adolescente de fumar para que, de esta manera, las instituciones sean capaces de prevenir con mayor eficacia el consumo de tabaco, contribuyendo así a una sociedad más sana y saludable. El primer punto tratado es que fumar es un acto social. Esto es así especialmente en la adolescencia, período en el que la adicción al tabaco es, sobre todo, una adicción social, por lo que las causas del inicio al consumo de tabaco hay que buscarlas en el contexto y en las redes sociales del adolescente. Por ello, dotar al adolescente de herramientas que le permitan ser capaz de resistir esta presión es fundamental para evitar que adquiera el hábito, ha señalado Javier Gimeno, sociólogo.

Por otra parte, se detecta que los adolescentes perciben una gran hipocresía en el mundo adulto en los mensajes sobre tabaco, ya que muchas veces choca lo que se dice con la actitud fumadora de quien lo dice, de ahí la sensibilización necesaria en este punto en los ámbitos familiar y educativo.

Javier Gimeno también explica que se ha percibido que los canales comunicativos y argumentos deben estar más adaptados a las preocupaciones e intereses de los adolescentes a quienes, por ejemplo, les preocupa menos las consecuencias a largo plazo en la salud que su integración en el grupo de iguales. Por último, el estudio señala que, ante a la posible modificación de la ley de espacios sin humo, la experiencia de las discotecas light, donde no está permitido fumar, muestra como los adolescentes se han adaptado a dicha prohibición.

Datos sobre tabaco

Las últimas encuestas reflejan un descenso en los fumadores habituales mayores de 16 años. Según la Encuesta de Salud de 2006, en Aragón este porcentaje se situaba en el 26,3%. En cuanto a los adolescentes, según la Encuesta sobre drogas a la población escolar (ESTUDES) de 2008, el 53,1% de los encuestados (estudiantes de Educación Secundaria de 14 a 18 años) habían consumido tabaco alguna vez; en estas edades, el tabaquismo es más prevalerte en las chicas que en los chicos, si bien ellos fuman más cantidad; la edad de inicio se sitúa en los 13 años.

Comentarios