Sabiñánigo, altavoz de las violaciones de los derechos humanos en Colombia

Diversas organizaciones sociales colombianas han unido sus fuerzas para denunciar ante el mundo la grave situación de empobrecimiento que atraviesa el país y las violaciones de los derechos fundamentales, que se registran en su territorio. En su recorrido por diversas ciudades españolas, han hecho una parada en Sabiñánigo donde han presentado la campaña internacional “Contra el Despojo”. El objetivo de esta iniciativa es gritar al mundo las aberraciones que se están cometiendo en el país latinoamericano, tanto en lo que se refiere a la esquilmación de las riquezas naturales como a los continuos ataques a la dignidad humana.

A través de los medios de comunicación, la sociedad internacional sabe que las principales lacras de Colombia son el narcotráfico y la guerrilla. Sin embargo, éstos no son los únicos problemas que están lastrando el presente y el futuro de este país. Como ha señalado Adelso José Gallo, líder de las organizaciones sociales del Arauca,la extracción irracional de recursos naturales, que están llevando a cabo las multinacionales extranjeras con el beneplácito de sus gobernantes, y las violaciones constantes de los derechos humanos están sumiendo a la población de las zonas rurales en una situación más que compleja, dominada por la indefensión, el hambre y la pobreza.

En su vida diaria, los colombianos encuentran graves problemas para acceder a servicios básicos, como la educación, la sanidad, la justicia y el trabajo. A todo ello, hay que añadir los ataques continuados contra la dignidad de las personas. Buena muestra de ello son las más de 80.000 ejecuciones extrajudiciales que se han contabilizado, las más de 50.000 desapariciones forzadas, las 15.000 víctimas de tortura y los 5 millones de desplazados indígenas a los que se les ha arrebatado 10 millones de hectáreas de tierra.

Desde las organizaciones sociales que están impulsando esta iniciativa, se ha hecho especial hincapié en que el problema del “despojo”, entendido como el acto de arrancar a la fuerza los derechos del ser humano, también se está dando en Europa donde los ciudadanos están inmersos en una grave crisis económica, que está hundiendo el mercado de trabajo y las economías nacionales.

Comentarios