Sorpresa en Educación ante la negativa del Ramón y Cajal de implantar el programa "Escuela 2.0"

pizarra digital

El Director Provincial de Educación, Guillermo Iturbe, ha mostrado su sorpresa ante el posicionamiento del IES Ramón y Cajal de Huesca en contra de la aplicación del Programa “Escuela 2.0” en el centro el próximo curso. Para Iturbe, la decisión de este “centro pionero en nuevas tecnologías” no hace sino “castigar” a los niños de los centros adscritos, que entrarán a formar parte del IES Ramón y Cajal el curso que viene, por una “posición de cabreo” por otras cuestiones que no tienen nada que ver con la educación.

Uno de los argumentos esgrimidos en la misiva enviada por la comunidad educativa del IES Ramón y Cajal es que “con la que está cayendo”, en referencia a la situación de crisis y los recortes propuestos por el Gobierno, se postule una inversión como la que supondría este programa teniendo en cuenta, además, “los precarios y escasos espacios disponibles”. En este sentido, Guillermo Iturbe deja claro que “lo uno no tiene que ver con lo otro”, ya que la inversión que se va a realizar ya está aprobada y contemplada en los presupuestos y, por otra parte, también están previstas diversas obras en el centro que comenzarán este mismo verano con la mejora de la calefacción.

Cabe recordar que los centros adscritos a este instituto, que además utilizan las pizarras digitales en 5º y 6º de Primaria, son el Colegio Público del Parque y el Juan XXIII

"Escuela 2.0" contaba para este curso, 2009/2010, con un presupuesto de 200 millones de euros financiados al 50% entre el Ministerio de Educación y las Comunidades Autónomas y está previsto que el despliegue del mismo se prolongue hasta 2012, transformando así los procesos de enseñanza y aprendizaje en todas las aulas del tercer ciclo de Primaria (5º y 6º) y en el primer ciclo de Secundaria (1º y 2º de ESO)

El IES Ramón y Cajal de Huesca cuestiona el programa "Escuela 2.0"

Miembros de la comunidad educativa del IES Ramón y Cajal de Huesca han enviado una carta al Servicio Provincial de Educación, a los padres de alumnos y a algunos centros de la capital del Altoaragón en la que cuestionan abiertamente tanto el programa “Escuela 2.0” como “los intereses que se hallan tras la gestación” del mismo alegando razones educativas, de austeridad y de procedimiento. Debido a la importancia de este asunto, Radio Huesca Digital ha conocido que el asunto ya ha llegado a Educación del Gobierno de Aragón y a la Secretaría de Estado de Educación y Formación.

Tanto el Consejo Escolar del centro como el Claustro de profesores decidieron recientemente no sumarse a este programa aun sabiendo, afirman, que “será criticada, posiblemente tachada de intransigente o, incluso, de retrógrada y antimoderna”.

Pese a estas posibles reacciones, desde la comunidad educativa de este instituto se preguntan “a qué intereses obedece esta abultada inversión pública para la digitalización de la vida y los procesos de enseñanza en nuestros centros públicos” y señalan que a los miembros del Consejo Escolar “no se les escapan los intereses que, a veces, se hallan tras la gestación de programas como el que nos ocupa”. Además, afirman que “constituye una simplificación afirmar, en estos momentos, que la calidad de la educación o la innovación pedagógica dependen necesariamente de la inversión en nuevas tecnologías de la información y la comunicación”.

Razones para la negativa

La negativa del Ramón y Cajal al programa “Escuela 2.0” viene motivada por 3 razones:

. En primer lugar, razones de índole educativa y pedagógica. Según la misiva, la puesta en marcha del mencionado programa institucional “no obedece en absoluto a una necesidad pedagógico-educativa sentida o expresada ni por el profesorado, ni por el alumnado, ni por las familias del IES”.

Necesidades que sí se hacen patentes, según se señala en la carta, en “los precarios y escasos espacios disponibles”, como la cubierta del edificio principal, que necesita una reparación íntegra, o los recursos humanos del centro, que deben ser incrementados con urgencia para atender al alumnado de los dos primeros cursos de la ESO.

. En segundo lugar, razones de austeridad, solidaridad y oportunidad. Desde este centro se niegan a admitir “moralmente que con la que está cayendo” se postule una inversión como la que se derivaría de la aplicación de este Programa, afirmando que es, “como mínimo, un despropósito que en un momento en que se están recortando los sueldos a los funcionarios, congelando las pensiones, etc., la Consejería de Educación priorice una inversión de estas características mientras reduce los cupos de profesores y aumenta las ratios”.

Además, señalan su sorpresa ante la no incorporación “del alumnado más desfavorecido”, encuadrado en programas de apoyo tipo PAB o PROA, a este programa.

. En tercer lugar, razones de procedimiento. Según señalan, “los órganos de participación y decisión del IES no deben convertirse en meros ratificadores de decisiones adoptadas previamente”, y abogan por ejercitar el derecho a debatir todas estas cuestiones en los distintos órganos colegiados de gobierno del Instituto.

Comentarios