Ana Fernández destaca el papel de los aragoneses presos en el campo de concentración de Mauthausen

La consejera de Servicios Sociales y Familia, Ana Fernández, y el viceconsejero de Cultura, Juanjo Vázquez, asistían este jueves en Zaragoza a la conmemoración del 65º aniversario de la liberación del campo de concentración de Mauthausen (Austria). El Gobierno de Aragón realizaba este acto de homenaje a todos aquellos aragoneses que, tras la guerra civil, se vieron obligados a cruzar los Pirineos y posteriormente  fueron deportados a estos campos de concentración.

El principal objetivo de esta conmemoración es transmitir a la sociedad aragonesa el compromiso que los supervivientes adquirieron de forma inmediata tras la liberación del campo, y favorecer, así, el relevo generacional en la lucha contra los totalitarismos.

Ana Fernández, en nombre del Gobierno de Aragón, hacía un reconocimiento a los “supervivientes y familiares que han sufrido tanto” y afirmaba que “la sociedad aragonesa no puede olvidar a aquellos 1.011 aragoneses”. Fernández recordaba que “no solo tienen el apoyo del Gobierno de Aragón sino el reconocimiento por ser los verdaderos demócratas de la época, que supieron luchar contra el totalitarismo y que sufrieron por esa lucha, consiguiendo, con la colaboración de otras personas y organizaciones, que la democracia llegara a España y un modo de vida mejor”.

Un total de 1.011 aragoneses, según las últimas investigaciones de Juan M. Calvo, tuvieron que enfrentarse a un mundo plagado de horrores y en el que la condición de ser humano quedaba anulada bajo la voluntad del totalitarismo nazi. Los supervivientes de estos campos se comprometieron con un ¡Nunca más! a dar a conocer al mundo lo que ocurrió en esos campos. Y ese compromiso ha sido aprehendido por quienes los escucharon. Familiares, amigos y todos aquellos que consideran tener una deuda moral por ser beneficiarios de una democracia por la que se sacrificaron tantos hombres y mujeres, mantienen viva su memoria.

En dicho acto, y en representación de las víctimas aragonesas en estos campos, participaban Jesús Tello (Épila), Francisco Bernal (Garrapinillos), familiares de Antonio Aznar (Oto), Luis Gonzalez (Esplús), y José Alcubierre  y Edmundo Gimeno, hijos de aragoneses y supervivientes también en Mauthausen y Buchenwald, respectivamente.

En ellos queda representado el espíritu de lucha, el compromiso, la generosidad ante el sufrimiento de los otros. Y en sus ojos, el peso de lo vivido.

También estaban representadas en este acto cada una de las localidades de origen de los deportados a través de los alcaldes o alcaldesas. De esta manera, María Luz Abadía (alcaldesa de Tardienta), Martín Llanas Gaspar (Alcalde de Épila), Clemente Martínez Olalla (Alcalde de Villamayor de Gállego), Antonio del Río (Alcalde de Albalate del Arzobispo), Eduardo Lalana Suelves (Alcalde de Esplús) y Mariano Blasco (Alcalde de Garrapinillos) participaban en los actos acompañando a los homenajeados en este día tan significativo.

Comentarios