Más de 3 inspecciones por piscina para controlar su estado sanitario

En el año 2009 Salud Pública realizaba 4.520 inspecciones en piscinas 1.271 piscinas de uso público de toda la Comunidad Autónoma. En esos controles se encontrando en un 41,6 % de las muestras contaminación microbiológica y el 70,63 % de las actas de inspección reflejó alguna deficiencia, iniciándose 31 expedientes. Los parámetros fisico-químicos que más se incumplen están relacionados con las cantidades de cloro.

Las inspecciones realizadas el año pasado suponen un incremento de 428 respecto a 2008. Además, desde la Dirección General de Salud Pública se recuerdan otras recomendaciones generales. Se apunta la necesidad de ducharse antes de entrar al agua, no zambullirse de golpe especialmente después de haber estado expuesto al sol durante un periodo prolongado de tiempo, no acceder a las zonas de playa y vasos con ropa y calzado de calle, y evitar que haya desperdicios dentro del recinto de dichas zonas.

También es importante, para la seguridad e higiene del resto de usuarios, que los bañistas mantengan un comportamiento cívico adecuado. Para facilitarlo se elaboran y distribuyen carteles sobre primeros auxilios y educación sanitaria para los usuarios. A la hora de tomar el sol no hay que olvidar protegerse la piel con cremas solares de alta protección - factores 15 o superiores -, utilizar sombreros y gafas de sol, y evitar tomarlo en las horas centrales del día ya que es cuando los rayos solares son más agresivos.

Las actividades de inspección forman parte de un programa en el que también se incluyen el procedimiento de autorización previa para la apertura inicial de las piscinas y las que han sufrido ampliación o reformas, la notificación de reapertura previa en el resto de instalaciones y la organización de cursos de formación para los encargados del mantenimiento de las instalaciones.

Comentarios