Gran emoción en el primer Encuentro Hijos de Militares del Cuartel General Ricardos en Barbastro

Se celebraba el primer Encuentro Hijos de Militares del Cuartel General Ricardos en Barbastro, que vivieron su infancia en las viviendas del cuartel. Un emotivo encuentro de 68 personas, llegadas de diferentes ciudades,Monzón, Huesca, Zaragoza, Lérida, Barcelona, Tarragona y Mallorca.

De las 68 personas que se reunían, 48 eran hijos de militares, entre ellos estaban los barbastrenses, Alfonso Hierro, Montse Iglesias, y Mari Feli Vega, que han sido los organizadores del acto. Todos los asistentes manifestaban sentir emoción, y dolor a la vez.

Ramiro Herrera, nacido en Barbastro, vivió hasta los 13 años en una de las viviendas del Cuartel, su padre era Sargento Primero Maestro de Banda. Ahora vive en Tarragona, y ha sido también uno de los impulsores del encuentro, explicaba sentirse contento por haber logrado reunirse después de tantos años.

La jornada arrancaba a las 10.30 horas, con una recepción de bienvenida y encuentro de los asistentes en el edificio central del Cuartel General Ricardos, seguido de una fotografía de recuerdo ante la puerta principal del mismo; después, una misa en la Catedral, ofrenda a los niños y familiares fallecidos. Comida de hermandad, entrega de obsequios a todos los asistentes; y la proyección de un audiovisual del Cuartel General Ricardos.

El seis de junio del pasado año, comenzaban las obras de demolición de los edificios del antiguo Cuartel General Ricardos concluyeron en el mes de julio de 2009. Está previsto diseñar un nuevo espacio para la ciudad en los más de 180.000 metros cuadrados. Suelo y Vivienda de Aragón adjudicó el derribo a la UTE formada por las empresas Mariano López Navarro y Obras Civiles Codesport, por un importe de 932.285,34 euros. En el concurso se incluyó las obras de reparación de la cubierta y consolidación de huecos en el pabellón principal, único edificio que permanece y para el cual se están estudiando distintos usos.

La donación del terreno tuvo lugar en enero de 1919. La primera piedra se colocó el 16 de enero de 1921 y las obras finalizaron en 1928. La primera unidad miliar fue el regimiento 10 de artillera ligera. En el año 1996, se cerró definitivamente el cuartel, la última unidad fue el Regimiento de Cazadores de Alta Montaña “Valladolid” 65.

Comentarios