La crisis no merma las obras ni las inversiones en los núcleos rurales de Sabiñánigo

A pesar de la crisis económica, las inversiones y las obras que el Ayuntamiento de Sabiñánigo tenía comprometidas en los núcleos de población adscritos a la ciudad serrablesa no han experimentado recortes. Buena parte de las intervenciones, que se llevan a cabo con la colaboración de la Diputación Provincial de Huesca, afectan a servicios básicos, como la mejora de accesos, el abastecimiento de agua o el suministro de energía eléctrica.

Respecto al suministro de energía eléctrica, actualmente se están acometiendo trabajos en Allué; unas actuaciones que estarán terminadas en el plazo aproximado de veinte días. Además, está previsto que en breve se instale un depósito de agua de 40.000 litros en San Esteban de Guarga donde se registraban problemas de abastecimiento en la época estival. Asimismo, el Ayuntamiento serrablés está a punto de licitar el proyecto de traída de agua desde Sabiñánigo a San Román y a la Pardina de Allés donde existe una importante explotación ganadera. En este sentido, en el último año, se han realizado obras de abastecimiento de agua a Sasal y a los municipios de la margen derecha del río Gállego.

Aunque el concejal de Obras y Pueblos, Rubén Villacampa, es consciente de que todavía quedan muchas obras pendientes, reitera “que el ayuntamiento de Sabiñánigo tiene una sensibilidad especial con las necesidades de los núcleos más pequeños”.

En lo que se refiere a la mejora de accesos, se espera que antes de final de año comience a ejecutarse el proyecto de acondicionamiento de la carretera de Cerésola, cuya inversión prevista supera los 200.000 euros. Recientemente, el presidente de la Diputación provincial, Antonio Cosculluela, y el alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, comprobaban in situ las actuaciones acometidas en la pista de acceso a Castiello de Guarga donde el antiguo camino de grava se ha transformado en una pista asfaltada. Como reconoce, Rubén Villacampa, concejal de Obras y Pueblos del Ayuntamiento serrablés, “siempre es satisfactorio visitar uno de nuestros núcleos de población y comprobar que la demanda de sus vecinos ya está satisfecha. Mucho más si cabe cuando en esa localidad viven pocas personas, que luchan por sacar a flote sus explotaciones agrícolas y ganaderas”.

Por otra parte, ha asegurado que el Fondo Incondicional asignado a los núcleos de población adscritos al Ayuntamiento de Sabiñánigo, cifrado en unos 100.000 euros, no ha sufrido variaciones a pesar de las dificultades económicas actuales. Con esta aportación, los municipios sufragan de manera autónoma el coste de obras menores.

Comentarios