El Supremo decide sobre la sentencia del Crimen de Fago

El Tribunal Supremo estudiará a puerta cerrada este martes el recurso de casación presentado por el agente forestal Santiago Mainar contra la condena a 20 años y nueve meses de cárcel que le impuso el pasado mes de diciembre la Audiencia Provincial de Huesca por el crimen de Miguel Grima. La defensa de Mainar busca la repetición del juicio con jurado popular, algo a lo que se negó el Fiscal y posteriormente el presidente del tribunal, Santiago Serena, quienes creyeron desde el principio que el juicio debía verlo un jurado profesional.

La Sala que deliberará sobre el asunto estará integrada por los magistrados Andrés Martínez-Arrieta, Francisco Contender, Alberto Jorge Barreiro, Joaquín Delgado y Joaquín Jiménez. Este último será el ponente de la resolución.

La sentencia sobre el crimen de Fago condenó a Mainar por los delitos de asesinato, en concurrencia con atentado a la autoridad, y tenencia ilícita de armas, al considerar probado que el agente forestal quería matar a Miguel Grima por la "animadversión" que sentía hacia él desde que accedió al cargo de alcalde de Fago.

La Audiencia basó su sentencia condenatoria en la declaración inculpatoria del guarda forestal a los pocos días de producirse el asesinato, a la que otorga "valor probatorio pleno", así como en el hallazgo de restos biológicos de Mainar en el coche de la víctima y de disparo de arma de fuego en la mano izquierda del condenado.

Mainar fue condenado a veinte años de prisión por un delito de asesinato, en concurso ideal con un delito de atentado cometido con arma contra un miembro de una corporación local, y a otros nueve meses de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas.

Además, fue condenado a pagar una indemnización de 105.000 euros a la viuda del edil, Celia Estarlich.

El abogado de Mainar, Marcos García-Montes, basa su recurso en la posible inconcreción de la resolución de la sentencia, solicitando la repetición del juicio, en esta ocasión con jurdo.

García-Montes argumenta que no es suficiente la confesión del acusado ante la Guardia Civil para condenar a su defendido, ya que dicha declaración no fue ratificada en el Juzgado por Mainar y no se leyó ni se escuchó durante el juicio por la muerte de Miguel Grima.

Comentarios