Nueva publicación del IEA dedicada a José Nicolás de Azara

Coincidiendo con la intensa actividad de la Feria del Libro, y confirmando el deseo ya manifestado por el director del IEA, Fernando Alvira, de intentar mantener el ritmo de publicaciones de la institución pese a la dificultad del momento, y aunque sea también mediante coediciones, se ha presentado un extenso volumen que bajo el titulo de “Epistolario”, reúne la correspondencia de José Nicolás de Azara. Se trata del “retrato” de un hombre injustamente relegado al olvido en la actualidad, debido sobre todo a la ausencia de actividad creativa propia, según ha destacado la editora de la obra, pero de gran importancia en su época, por su labor como diplomático de primer orden y su amor por las letras y las artes.

De mucho mayor prestigio en su periodo que su hoy popular hermano, el naturalista Félix de Azara, José Nicolás nació en Barbuñales en 1730 y falleció en París en 1804. Una vida dedicada a la función publica, que tras sus primeros pasos formativos oscenses, en Salamanca y Madrid, le llevaron a Roma como “Agente de Preces del Rey de España” y posteriormente, en 1784, como “Ministro Pleniponteciario de España ante la Santa Sede".

Ahora la correspondencia del diplomático, ha sido editada por la Doctora en Filología Hispánica de la Universidad de Zaragoza, María Dolores Gimeno Puyol, con apretado currículo y especialista en la investigación de la literatura española de la época de la Ilustración y primer tercio del siglo XIX, en especial de textos epistolares, memorialísticos y prensa.

En total el libro recoge más de 700 cartas a lo largo de casi 1.500 páginas, que el protagonista remitió desde el inicio de su carrera, a personajes relacionados con la cultura ilustrada, miembros de la curia romana, políticos españoles y franceses o amigos y familiares. Misivas con destinatarios tan ilustres como Bonaparte, Talleyrand, Aranda, Floridablanca o Godoy, que gozaron de su amistad, al igual que el Ponticipe “Pío VI”, tras su paso por las chancillerías de Roma o Paris, y hasta su fallecimiento en esta última en 1804, evento que fue distinguido inclusive con un Funeral de Estado.

Comentarios