Sanitarios de refuerzo en Aragón dispuestos a iniciar una huelga de hambre

Según la portavoz de la Comisión de Estructuración de Refuerzos de Aragón (CERA), Ana Tarongí, hay diez personas dispuestas a iniciar una huelga de hambre indefinida hasta que se solucione el conflicto de este colectivo con la administración. Los médicos y enfermeros de refuerzo de Aragón protestan por el "incumplimiento" de la administración de los compromisos adquiridos con dicho colectivo. Por el momento, el día 15 de junio se encerrarán en el Colegio de Médicos de Zaragoza (podría hacerse extensivo a las provincias de Huesca y de Teruel) y renunciarán a sus contratos.

En Aragón, hay alrededor de 650 sanitarios de refuerzo que tienen contrato estable, de los que 370 a 380 son médicos, y que reivindican una adjudicación inmediata de las interinidades y que el criterio de selección sea por antigüedad en lugar de por bolsa de trabajo como ha propuesto la Administración sanitaria.

Según Tarongí, médico de refuerzo de Huesca, en 2008 se firmó en la Mesa Sectorial de Sanidad un acuerdo entre los representantes del Servicio Aragonés de Salud (SALUD) y la mayor parte de los sindicatos para regular sus puestos de trabajo, primero haciéndolos interinos y posteriormente convocando una oposición.

El "espíritu" del proceso era mejorar las condiciones laborales de un personal que lleva más de veinte años en situación "muy precaria", ha agregado.

Sin embargo, tras una Mesa Sectorial "desastrosa" celebrada el pasado mes de marzo, la Administración ha propuesto adjudicar las plazas de médicos de refuerzo (335) a partir del día 15 de septiembre, mediante una bolsa de trabajo, lo que supondrá que muchos de los refuerzos actuales "tendrán que irse a la calle", ha dicho la portavoz de CERA.

En el caso de la enfermería, ha agregado, se seguirá el mismo procedimiento aunque todavía no hay fechas marcadas para adjudicar las 217 plazas previstas.

Con estas adjudicaciones, ha explicado Tarongí, 552 sanitarios verán mejorado su contrato, pero más de un centenar de los actuales podrían quedarse fuera, y además al realizarse mediante bolsa de trabajo puede que los que están apuntados a la misma con cuatro o cinco años de antigüedad desplacen a los que llevan más de veinte.

Ante esta situación que consideran "injusta" y el "maltrato generalizado" de la Administración sanitaria con los refuerzos, que les está quitando la dignidad y la ilusión por la profesión, han decidido renunciar a sus contratos el día 15 de junio, que sería efectivo un mes más tarde.

La portavoz de CERA ha afirmado que ya que el 15 de septiembre les van a rescindir los contratos, una vez pasado el verano y cuando será más difícil encontrar nuevo trabajo, los rescindirán ellos mismos para buscar en otras CCAA.

Comentarios