Se presenta en Huesca un libro que recoge la cultura popular de Fago

Bajo el titulo “Bordaleros, axadiellos y esgarrabarzas. Tradición agrícola en Fago”, ha visto la luz el nuevo libro de la Colección Lizaina editada por el Ayuntamiento de Fago. El autor del trabajo etnográfico es Abel Pérez Berdusán, autor también de un estudio anterior publicado bajo el título Los pastores de Fago. Este libro se presentará este martes día 15 de junio en Huesca, el 29 en Zaragoza y el 10 de julio en Fago.

La aparición de este nuevo título sobre la Cultura Popular de Fago, posee más valor que su mero hecho material, representa la voluntad de sus habitantes y descendientes de no dejar en el olvido unos usos y costumbres que les permitieron subsistir como comunidad, la creación de una identidad compartida que se revela contra su extinción y el deseo firme de que Fago quiere sobrevivir.

Este libro aborda desde sus páginas un estudio riguroso de las labores agrícolas que tradicionalmente se desarrollaban en el área de montaña. El estudio está centrado en el pueblo de Fago, pero sería igualmente extrapolable a cualquier otro pueblo del Pirineo; pues los factores ambientales, sociales y económicos que determinan la actividad son prácticamente equivalentes en todos los valles. En sus páginas se desglosan las labores que históricamente se han venido desarrollando, así como las ya extinguidas, como la roturación del monte para su aprovechamiento. De esta forma se describen los trabajos cerealistas, los aprovechamientos herbáceos y hortofrutícolas, así como otros aspectos relacionados como las bordas y casetas o los animales, aparejos, herramientas y medios de transporte utilizados. Se acompaña el trabajo de unos anexos donde podemos encontrar datos sobre los productos silvestres del bosque, la climatología en la tradición oral y un compendio de la toponimia local.

La colección Lizaina, publicada por el Ayuntamiento de Fago, comenzó su andadura en 2004 con la edición del libro “Los pastores de Fago” del mismo autor, tiene como continuación este segundo título “Bordaleros, axadiellos y esgarrabarzas” y tiene prevista la edición de un tercero sobre la arquitectura tradicional. Esta publicación viene a reafirmar la apuesta de un pequeño pueblo de la montaña aragonesa por reafirmar su identidad, existencia y continuidad. Es el compromiso de sus habitantes por su cultura e historia, que se plasma en cada línea de la colección, es la muestra de la colaboración activa de quienes nos legan los conocimientos de una sociedad ya prácticamente extinta.

Comentarios