Bodega Enate ofrece pagar con vino parte de sus deudas

Bodega Enate

Enate, sociedad en proceso concursal propiedad de la familia Nozaleda, ofrece a sus acreedores la posibilidad de cobrar sus deudas en especie, esto, mediante la entrega de vino elaborado y embotellado por sus viñedos y valorado a los precios que la empresa fija a sus mayoristas. Esta es la segunda de las cuatro alternativas que propone a sus acreedores para saldar las deudas.

El once de diciembre del año pasado Bodega Enate fue declarada en concurso de acreedores voluntario por parte del Juzgado Mercantil número 8 de Madrid. Así lo recogía el Boletín Oficial del Estado, que además señalaba que Bodega Enate conservaría las facultades de administración y de disposición de patrimonio pero matizaba que todas las decisiones deberían ser sometidas a la aprobación de la Administración Concursal, integrada, según designaba el juzgado, por El Corte Inglés, como acreedor de Enate, el economista, Francisco Javir Ramós, y el abogado, Ángel José Rojo.

El concurso de acreedores llegaba motivado por la situación que arrastraba desde hace meses el grupo Nozar, cuya suspensión de pagos era aceptada por el Juzgado de los Mercantil número 2 de Madrid. Enate afirmaba en aquel momento que adoptaba esta decisión como "la mejor forma de defender los intereses de proveedores, acreedores, trabajadores y de la propia compañía". Bodega Enate, que se instaló en 1991 en la localidad de Salas Bajas, continúa con su actividad en el Somontano.

OPCIONES PARA SALDAR LAS DEUDAS

En virtud de la alternativa de pago en especie, los acreedores cobrarán en vino, en el plazo de seis meses, el 90% de los importes que Enate les adeudaron con una quita del 10%. En caso de que se acojan a esta opción créditos superiores a los cuatro millones de euros, se prorratearán de forma que se supere dicho límite. En cuanto a las otras tres alternativas de cobro, la primera contempla una quita del 37% y cobrar el 67% restante en tres plazos anuales sucesivos y sin intereses, aunque el 90% del importe a cobrar se recibiría en la tercera y última anualidad.

Otra de las cuatro opciones pasa por capitalizar la deuda íntegra, sin quita, en acciones de la empresa en un plazo de cuatro meses, mientras que la alternativa restante supone cobrar el importe que se les adeuda "íntegramente y en metálico", mediante cuarenta cuotas trimestrales sucesivas. Bodega Enate se compromete a no repartir dividendos durante los tres primeros años y a no vender activos de su propiedad superiores a tres millones de euros, salvo que se destine a amortizar deuda.

Comentarios