Quebrantahuesos, una prueba que evoluciona sin renunciar a sus orígenes

Quebrantahuesos

La Prueba Cicloturista Internacional Quebrantahuesos surge hace más de 20 años gracias al empeño de varios miembros de la sección de ciclismo de la Peña Edelweiss de Sabiñánigo. Los buenos cimientos que se pusieron en aquel entonces han propiciado el crecimiento y la consolidación de una cita deportiva, que ha sabido adaptarse a los cambios sin renunciar a su espíritu inicial.

Pruebas cicloturistas sencillas, como las que se organizaban al Balneario de Panticosa o a San Juan de la Peña, fueron el preludio de la actual Quebrantahuesos. Eventos, sin grandes pretensiones, en las que ya participaban más de 300 corredores. Tomando como modelo una prueba que se celebraba en Francia, un grupo de ciclistas de la Peña Recreativa Edelweiss, entre los que se encontraba Luis Alberto García Landa, propuso organizar en Sabiñánigo un evento deportivo de similares características al que se desarrollaba en el país galo.

Cuando todo estuvo preparado, los organizadores invitaron a todos los clubes ciclistas de Aragón para darles a conocer el itinerario y otras características básicas de la prueba. En aquel momento, nadie se desplazó a la ciudad serrablesa para interesarse por la iniciativa. “Mucho han cambiado las cosas desde entonces – reconoce el presidente de la Peña Ciclista Edelweiss, Roberto Iglesias-. Tanto, que ahora todo el mundo quiere tener una plaza en la Quebrantahuesos”.

Los organizadores de la prueba cicloturista internacional consideran que el trabajo serio desarrollado durante estas dos décadas, el esfuerzo invertido y el boca a boca han sido determinantes a la hora de consolidar esta cita. “Nos hemos adaptado a las nuevas exigencias, pero hay cosas, como los tiempos de paso y las medallas que permanecen invariables”, destaca Iglesias.

Otros aspectos, como los avituallamientos y el recorrido, apenas han experimentado cambios. “Sin embargo, las carreteras por las que transcurre la prueba no tienen nada que ver con las de hace años. El firme ha mejorado considerablemente y ya se no pasa por núcleos de población. Gracias a las variantes y las circunvalaciones, hemos mejorado en seguridad y se han reducido considerablemente las posibilidades de que se produzcan accidentes. Además, entre las novedades de la prueba, hay que destacar la puesta en marcha de la Treparriscos”.

Respecto a los protagonistas de la Quebrantahuesos, muchos de los voluntarios que iniciaron este proyecto continúan en la actualidad participando activamente en las labores de organización. En lo que se refiere a los corredores, quince han participado en todas las ediciones de la prueba, que este año se celebrará el próximo 19 de junio en Sabiñánigo.

Comentarios