Un accidente obliga a retirarse al equipo Coanfi Desafio Aspanoa en la Race Across América

Cuando todo iba sobre ruedas y se estaban cumpliendo las previsiones, el infortunio ha impedido a los ciclistas altoaragoneses seguir adelante en esta prueba ciclista considerada la más dura del mundo y que se desarrolla en Estados Unidos, desde San Diego (California) en la costa Oeste finalizando en Maryland en la Costa Este.

Este miércoles llegaban noticias de un accidente sufrido por Diego Ballesteros, uno de los cuatro ciclistas del equipo, que tenía que ser trasladado a un hospital en el que se le estaban realizando algunas pruebas para conocer el alcance de las heridas sufridas.

Al parecer, un vehículo le arrolló y todavía no se conocen exactamente las lesiones y se espera que no revista gravedad, aunque lógicamente tendrá que permanecer en Estados Unidos unos días. Por ello, los otros tres integrantes han decidido abandonar la prueba.

La Race Across América es una carrera de ultra fondo por equipos en la que los ciclistas tienen que recorrer cinco mil kilómetros.

Los ciclistas habían superado las montañas rocosas en una de las etapas más duras. Coronaron el techo de la competición, Wolf Creek a 9.400 pies. En esta zona de dura montaña los altoaragoneses fueron la envidia del resto de los competidores debido al buen ritmo en la ascensión. Los ciclistas habían entrado en el estado de Kansas.

Según los datos oficiales facilitados por la organización la media estaba siendo de treinta kilómetros por hora y habían recorrido un total de 1.338, 68 millas, antes del accidente. La distancia total es de 3.017,30 millas y el año pasado el equipo ganador completó la distancia en seis días tres horas y treinta y ocho minutos.

César Velilla, Diego Ballesteros, Toño Escartín y Raúl Calavia son los miembros del equipo que decidieron llevar el nombre de Aspanoa para difundir la labor de la Asociación de Padres de Niños Oncológicos de Aragón. Ahora la aventura se ha visto abortada por el infortunio del accidente de Diego Ballesteros.

Comentarios