Los padres de alumnos de Educación Especial recibirán formación específica para atender a dependientes

Formar a cuidadores no profesionales de personas en situación de dependencia. Éste es el principal objetivo del convenio que firmaban este jueves las consejeras de Educación, Cultura y Deporte, María Victoria Broto, y de Servicios Sociales y Familia, Ana Fernández. Un convenio que beneficiará, especialmente, a los padres de los niños de Educación Especial que requieren una atención especializada en sus hogares.

Gracias a este programa, está prevista la formación para cuidadores no profesionales de niños y jóvenes con trastornos del desarrollo, gravemente afectados y con problemas conductuales. Todos ellos son alumnos de centros de Educación Especial por lo que  los profesionales de dichos centros se convierten en un buen punto de referencia.

El objetivo final es proporcionar una formación especializada al cuidador para atender las diferentes actividades de la vida diario del niño o del joven en situación de dependencia, considerando aspectos que contribuyen a la promoción de la autonomía personal de la persona y a mejorar su calidad de vida.

Por otra parte el convenio centra su atención en la formación específica en el ámbito de los centros de educación especial para las personas con discapacidad del sistema neuromuscular. Esta iniciativa se extenderá a otros ámbitos porque las necesidades de cada persona dependiente son distintas según las causas de esa dependencia. Por eso, la participación del personal docente o sanitario especializado en la formación de los cuidadores se presenta como la más adecuada para mejorar la calidad de vida de las personas en situación de dependencia.

Formación para garantizar la calidad de la atención a personas dependientes

La ley de la Dependencia contempla, en su artículo 36 la necesidad de atender a la formación permanente de los cuidadores que  atiendan a las personas en situación de dependencia. De esta forma se garantiza la calidad en la prestación de los servicios porque a través de la formación, adquieren conocimientos y habilidades específicos.

El departamento de Servicios Sociales y Familia recogió el mandato legal y fue pionero en la planificación de cursos para cuidadores no profesionales; el año pasado se crearon 60 grupos de formación en los que participaron casi 200 cuidadores del entorno familiar de personas  dependientes y se editaron unos materiales audiovisuales de consulta práctica.

Además, en la formación, tanto de cuidadores profesionales como de cuidadores no profesionales está siendo fundamental la coordinación interdepartamental. Ya se ha desarrollado varias experiencias conjuntas entre los departamentos de Educación, Cultura y Deporte y Servicios Sociales y Familia, como la regulación del acceso a la acreditación profesional de los trabajadores sociales para facilitar su acceso como cuidadores profesionales al Sistema de Atención a la Dependencia.

Comentarios